Depurador policial: Por caso de Keyla, no toda la Policía es corrupta y criminal

311
depuración policial Keyla Martínez
Para la comisión depuradora de la Policía Nacional, no es justo que se castigue a toda la institución por el caso Keyla Martínez.

TEGUCIGALPA, HONDURAS. El integrante de la Comisión Depuradora de la Policía Nacional, Alberto Solórzano, dijo que asumir una postura extrema contra la Policía Nacional no es conveniente «por un caso aislado» como el de la enfermera hondureña Keyla Martínez.

«Lamentamos esta situación que ha ocurrido con la joven. Lo lamentamos, lo reprochamos, pero no podemos afirmar que toda la institución es corrupta y criminal«, afirmó.

Con respecto a los policías que están detenidos, dijo que, «el Ministerio Público debe de profundizar», si salió a decir que fue un homicidio.

Solórzano explicó que tiene que probarse la culpabilidad de los policías, y de no ser el caso, no es justo que se les juzgue de forma equivocada “porque ellos tienen familia”.

Frente al caso, el depurador dijo que «somos de memoria corta». Y preguntó «¿Cuántos secuestros, robo a bancos hay ahora? Además, ¿Cómo ha bajado el tema de las carteles de narcotráfico en el país? Hace unos días atrás esas cosas pasaban cotidianamente», aseveró.

En el proceso de transformación policial se depuró el 50 % de los miembros de la Policía. «Esto no ha ocurrido en ningún lugar», resaltó Solórzano.

Lea también: Depuración policial fue útil, el caso de Keyla «es aislado»: Omar Rivera

Transformación Policial

Además explicó, que hay 20 mil efectivos y la infraestructura ha sido mejorada, afirmando que se ha brindado equipo y mejor alimentación a los policías. Para el depurador policial, «no se puede desconocer todo el trabajo» y todo el esfuerzo que se ha realizado.

Asimismo dijo, no podemos permitir que prospere una campaña contra todas las acciones para la depuración y la transformación de la Policía. La depuración y la transformación policial «es un proceso que debe ser permanente en un bien común», concluyó Solórzano.

Caso Keyla Martínez

Keyla Martínez, de 26 años, murió el domingo 7 de febrero en una estación de la Policía Nacional en la ciudad de La Esperanza, Intibucá, por «asfixia mecánica», no por suicidio como informaron en primera instancia fuentes policiales.

«De acuerdo a medicina forense legal, es un homicidio», subrayó Yuri Mora, vocero del Ministerio Público (MP). Además, el portavoz señaló que faltan otros resultados anexos de la autopsia.

Un equipo de fiscales del MP también está revisando contenidos de cámaras, libros de novedades y recaba otra información como parte de las investigaciones del caso.

Los restos de la universitaria fueron trasladados  a La Esperanza, luego de la autopsia practicada en Medicina Forense, en Tegucigalpa.


Nota para nuestros lectores:

Suscríbete gratis a más información en nuestro WhatsApp haciendo clic en el enlace: http://bit.ly/2LotFF0.