Denuncian torturas en cárcel que funciona en batallón del Ejército

1124
primer batallón
Familiares de un reo afirman que los militares le mordieron una oreja, lo golpearon y le rompieron un labio, luego que cometió una falta.

TEGUCIGALPA, HONDURAS. La Junta Directiva de un Comité de Familiares de Privados de Libertad recluidos en una cárcel que funciona dentro del Primer Batallón de Infantería, denunciaron este lunes que ahí dentro están ocurriendo tratos crueles, torturas físicas y amenazas.

Por lo tanto, responsabilizaron de esto al comandante de esa unidad, el coronel Ramiro Fernando Muñoz Bonilla.

La denuncia ha sido dirigida al juzgado de Ejecución de Tegucigalpa y a la Comisión Nacional de Prevención contra la Tortura (CONAPREV).

Además de responsabilizar al comandante del batallón, los familiares de los privados de libertad señalan a los oficiales de apellidos Oliva, Morán e Irías.

Los denunciantes indican que el fin de semana, un reo de nombre Angelo Roberto López fue torturado; sucedió después de haber sido encontrado hablando por teléfono con su familia.

Además, señalan que las torturas siguieron ayer domingo. Fue después que las autoridades del penal supieron que los familiares de López denunciaron ese primer maltrato.

Lea también: En vigencia la reforma que permite a reos enfermos defenderse en libertad

Responsabilizan de la tortura a capitán 

“Nos informaron que el día de ayer domingo, el Capitán Oliva ingresó en el transcurso de la tarde a la celda de nuestro familiar Angelo Roberto López; lo golpearon y lo torturaron al grado que le rompió los labios. Dicha acción le provocó una herida, además de amenazarlo nuevamente y acusarlo de sapo», agrega la queja.

Ante esa situación, los familiares piden que, a la mayor brevedad posible, el Juzgado de Ejecución y la CONAPREV ponga un ALTO a estas y otras violaciones y abusos.

Por otro lado, ellos aseguran que esta práctica ha venido sucediendo con frecuencia en el Anexo Primer Batallón de Infantería por parte de los miembros del Ejército.

Delma Ordoñez, presidenta de la Asociación de Privados de Ordoñez, confirmó la denuncia y dijo que la recibió de parte de los familiares.

Ordoñez indicó que, si bien las autoridades aseguran que no hubo torturas, existe el compromiso de que hoy envíen un médico forense a revisar al privado de libertad.

“No podemos estar en pandemia con este tipo de situaciones”, expresó Ordoñez quien reconoció que el privado pudo cometer una falta grave, pero dijo que tampoco se permite el maltrato.

Adicionalmente dijo que es necesario que llegue al batallón la Fiscalía, el forense, los Derechos Humanos y que se levante un acta.

“Me asusté ayer que tuve la denuncia y por eso hice ayer las gestiones ante las autoridades”, comentó.


Suscríbete gratis a más información en nuestro WhatsApp haciendo clic en el enlace: bit.ly/whatsapptiempo