Delincuencia obligó al 60 % de colegios a cerrar jornadas nocturnas, según profesores

436
Delincuencia en Honduras
Imagen de referencia. Alumnos saliendo de clases luego de una jornada nocturna.

TEGUCIGALPA-HONDURAS. Dirigentes del Colegio de Profesores de Educación Media (Copemh), aseguraron este día que las malas políticas en materia de seguridad implementadas por el actual gobierno han originado el cierre del 60% de la jornada educativa nocturna en el país.

Según la docente Vilma Lanza, la delincuencia y la criminalidad son las principales causas que han hecho declinar a los colegios nocturnos.

“Debemos recalcar la problemática en el país, principalmente en los colegios nocturnos. Tenemos aproximadamente el 60% de los centros cerrados”, señaló la profesional en educación.

La maestra dijo que la actual situación es preocupante. Al mismo tiempo, señaló que hasta el momento no existen medidas para resolver la demanda de enseñanza.

“Lo que nos debe preocupar es que muchos alumnos se quedan sin una oportunidad de estudiar”, enfatizó.

Sépalo:

Se debe recordar que el año pasado, las autoridades de la Dirección Departamental de Educación de Francisco Morazán, confirmaron que no cerrarían centros educativos que imparten jornada nocturna a pesar de la reducida matricula de estudiantes a esa hora.

En relación al tema, cifras del Instituto Nacional de Estadísticas (INE) indican que el 12% de los hondureños no sabe leer ni escribir.

Le puede interesar: Maestros denuncian que el Gobierno tiene abandonados a los colegios

Supuestos pandilleros que estudian en UNAH piden “impuesto de guerra” a sus maestros

Por otro lado, docentes de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH), denunciaron el pasado martes que son víctimas de extorsiones por parte de algunos presuntos alumnos de la universidad.

Los catedráticos de dichas institución aseguraron que la misma está siendo despojada de su espacio. Ya que hay estudiantes que están seriamente relacionados con estructuras criminales.

“Un estudiante ya me dijo que pertenece a la MS-13 y que tengo que darle dinero. Ya me lo dijo en dos ocasiones y eso me afecta para concentrarme en la clase”, relató un catedrático afectado. Esto lo estamos poniendo en conocimiento de las autoridades de la Universidad para que se haga algo al respecto; no solo me está pasando a mí”, aseguró.