Defensora de DDHH amenazada en Honduras recibe premio en Dublin

El galardón rinde homenaje a quienes hacen una contribución sobresaliente a la promoción y protección de los derechos humanos de sus comunidades.

990

DUBLIN. La activista hondureña Ana Mirian Romero (29), recibió este viernes el Premio Anual 2016 de Front Line Defenders para Defensores/as de Derechos Humanos en Riesgo, un galardón que rinde homenaje a la labor de quienes a través del trabajo no violento, hacen una contribución sobresaliente a la promoción y protección de los derechos humanos de sus comunidades, a menudo enfrentando gran riesgo personal.

La joven  lidera la lucha de su comunidad indígena contra un proyecto hidroeléctrico que pone en peligro la supervivencia de su pueblo. A eso dedica su vida. «¿De profesión? Yo soy defensora», dice orgullosa.

Premio y las amenazas

Ana Mirian, quien viajo hasta Dublín para recoger el premio, aseguró que es la primera vez que sale de su país “lo que más me ha llamado la atención es el aire limpio y el ambiente saludable, en Honduras hace tiempo que no se puede respirar”.

Ana Mirian Romero carga a su hija de seis meses en la premiación.
Ana Mirian Romero, defensora amenazada en Honduras,  carga a su hija de seis meses al recibir premio.

Romero fue elegida entre otros cinco candidatos que optaban a este galardón, que concede cada año la organización «Front Line Defenders» a defensores de los derechos humanos cuyas vidas corren peligro.

Directora de Front Line Defenders habla sobre Ana

De acuerdo a la directora ejecutiva de la organización, durante una ceremonia celebrada en el Ayuntamiento de Dublín, Mary Lawlor destacó que “cada uno de los finalistas a nuestro premio anual lucha por la justicia y los derechos humanos en su comunidad, y lo hace enfrentándose a serios riesgos».

Nota Relacionada: Indigenas llegan a la Capital a protestar por asesinatos de activistas

«Intentan poner fin a su poderosa labor» han sometido a Ana Mirian Romero y a sus hijos a «ataques armados, amenazas y actos de hostigamiento» en su municipio de Santa Elena, en el departamento de La Paz, al suroeste del país, recordó  Lawlor.

Según ha denunciado «Front Line Defenders», sus hijos debieron abandonar la escuela por los «constantes actos de hostigamiento», como el ocurrido a principios de este año, en el que los agresores incendiaron su hogar cuando Romero regresaba a la casa después de dar a luz a su hija más pequeña.

El acoso a la activista se acentuó después de que presentara en 2010 un recurso ante la Justicia hondureña para que se reconozcan los derechos de sus tierras ancestrales.

La joven hondureña, colabora estrechamente con el Movimiento Independiente Lenca de La Paz (MILPAH) en su oposición a la instalación de la represa hidroeléctrica «Los Encinos» en territorios indígenas del pueblo lenca cercano al río Chinacla, en la frontera de los departamentos de Intibucá y La Paz.