Decreto 334-2013, el punto de partida para la tala «legal» del Merendón

1828
Merendón

CORTÉS, HONDURAS. ¿Ya se dio cuenta? El Merendón luce diferente, y la triste historia de esta paulatina masacre ambiental inició allá en el 2013.

La reforma del decreto 46-90 legalizó que se ejecutaran grandes proyectos de infraestructura en sitios donde antes no se podía, el cual vio la luz durante la administración del Congreso Nacional que legisló desde el 2010 hasta el 2014.

Actualmente, proyectos habitacionales, carreteras y hasta supuestamente un centro comercial se está construyendo en los antiguos límites de la COTA 200, límite establecido en 1990 para no permitir construcción.

El argumento fue que se necesitaba modificar algunas líneas de la COTA 200, pues, en algunos sectores, varias colonias quedaron dentro de la reserva, como El Zapotal, Cofradía y Armenta.

En el decreto 334-2013, que reforma el 46-90, acuerda «Excluir de la zona de reserva de El Merendón: Tramo 1: desde el Cerro Will hasta intercepción COTA 200 con río Armenta. T2: Intercepción de COTA 200 hasta el río Santa Ana hasta La Puerta. T3: las colonias Lempira 1 y 2. T4: colonia La Fortaleza. T5: Casa Quemada hasta la intercepción del río Naco de Cofradía”.

CLIC AQUÍ PARA LEERLO

La cuestión es que, con la intención de supuestamente ayudar a familias ubicadas en sectores específicos de la montaña, la legislación permitió que se pudiese urbanizar toda la franja de la sierra, no solamente donde ya estaba habitado.

Le podría interesar: Irreconocible: durante toque de queda arrasan con el Merendón, el pulmón de SPS

Investigación infructífera a favor del Merendón

La decisión del CN fue muy cuestionada, de hecho, de comenzó a sospechar de que en realidad, el objetivo era beneficiar a futuras construcciones. Hasta intervino el Ministerio Público, debido a que en 2015, un grupo de pobladores denunció que dos pozos se habían quedado sin agua.

En esa ocasión, Elvis Guzmán, portavoz del MP, confirmó que se estaba investigando que dicha urbanización se estuviera haciendo conforme a la ley. «La Fiscalía inició el 7 de abril una investigación. Inspeccionó la zona y constató que lo que se está haciendo es bajo la COTA 200”. No obstante, las indagaciones no progresaron.

Y las denuncias siguen y sigue. Actualmente los ciudadanos afirman que hay construcciones que se están haciendo justo en el límite de la COTA 200 y no 10 metros abajo como debería ser.

Por si fuera poco, corren riesgo las fuentes de agua, pues hay edificaciones sobre las vertientes de agua que alimentan el acuífero de Sunseri, vital para San Pedro Sula.

«Esto es exactamente en la zona de recarga de uno de los acuíferos más importantes de la ciudad de la cota 200. Tierras que hasta hace seis años atrás estaban protegidas por esa causa», dijo uno de los vecinos que residen cerca de las zonas de construcción.

Dicho acuífero recibe el agua una gran parte de los sampedranos y si no se toman medidas, la escasez del recurso será una realidad.

Lea: «Nos quedaremos sin agua»: experta advierte sobre destrucción del Merendón

¿Qué será del Merendón de aquí a unos años?, ¿no se detendrá la tala indiscriminada?

Nota para nuestros lectores:

Suscríbete gratis a más información sobre en nuestro WhatsApp haciendo clic en el enlace: Whatsapptiempo.