De un estudiante de Ingeniería era cadáver encontrado calcinado en El Carrizal

846
Estudiante
Según se dio a conocer, el cuerpo del joven identificado como Iván Enrique Mejía Montoya de 24 años de edad, estudiante de ingeniería de la UNAH.

TEGUCIGALPA-HONDURAS. De un estudiante de ingeniería de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH), era el cadáver encontrado a la orilla de una calle que conecta las colonias El Carrizal y la Smith en Comayagüela, ciudad gemela de Tegucigalpa.

Según se dio a conocer, el cuerpo del joven identificado como Iván Enrique Mejía Montoya de 24 años de edad estaba calcinado casi en totalidad. Y, que sus familiares pudieron reconocerlo por un tatuaje que tenía en una parte de su cuerpo.

Parientes de la víctima relataron a medios locales que al muchacho lo secuestraron desde el martes pasado. Y, que el último lugar donde supieron que estaba fue en un restaurante de comida china ubicado en la salida al norte de Honduras.

Cabe señalar que la familia se movilizó ayer a la morgue capitalina en búsqueda del joven. Ahí, las autoridades les mostraron un cadáver que ingresó en carácter desconocido, y algunos rasgos del cuerpo coincidieron con la de su familiar.

Le puede interesar: Lo habían secuestrado; Hayan muerto a Gustavo Canahuati, hijo de empresario de SPS

Hallazgo del cadáver se realizó atrás del Instituto Técnico Luis Bográn

Es preciso indicar que desde tempranas horas, vecinos del sector reportaron el hallazgo de un cadáver en una de las aceras de una calle, atrás del Instituto Técnico Luis Bográn.

Según relato de testigos, varios sujetos bajaron de un vehículo a una persona que estaba al interior de costales y le colocaron una llanta encima a la que le metieron fuego con la intención de que el cuerpo se calcinera y no quedara ninguna evidencia.

A efecto de eso, efectivos de la Policía Nacional, y de la Policía Militar del Orden Público (PMOP) fueron alertados del suceso.

Asimismo, agentes de Inspecciones Oculares de la Dirección Policial de Investigaciones (DPI) llegaron hasta la escena del crimen para recoger evidencias que permitieran identificar a los responsables del hecho.

Igualmente, personal de Medicina Forense se apersonó a la escena a realizar el levantamiento de lo que quedó del cadáver. Se presume que al joven lo torturaron en una de las denominadas “casas locas”, y posteriormente le dieron muerte. Los restos mortales del universitario fueron retirados por la tarde de este domingo para darle cristiana sepultura.

Cabe señalar que no se especificó el lugar donde residía Mejía Montoya, ni tampoco si había recibido amenazas de muerte.

Es preciso indicar que durante este año varios estudiantes de distintos niveles académicos han perdido la vida de forma violenta. Y, hasta los momentos las autoridades policiales no tienen ninguna pista de sus asesinos.