Dayana Sabillón: de enfermera a Miss Honduras Mundo 2018

476
"Miss Honduras Mundo" Dayana Sabillón viajará hasta China para representar la belleza de la mujer hondureña .

TEGUCIGALPA, HONDURAS. Dentro de algunas semanas la ganadora de “Miss Honduras Mundo”, Dayana Sabillón, viajará hasta China para representar la belleza de la mujer hondureña en la 68 edición del Miss Mundo.

Por ello, Diario Tiempo Digital le presenta una entrevista exclusiva, en la cual Sabillón revela detalles nunca antes dicho sobre su vida, sus sueños, aspiraciones, miedos e incluso su situación amorosa.

La Miss Honduras Mundo 2018, quien estudia para ser enfermera, cuenta que en su infancia pasó mucho tiempo en centros hospitalarios por problemas cardíacos. Esa situación  la empujaba día a día a despertarse pensando “hoy no quiero morir”.

Además, debido a un accidente automovilístico estuvo varios meses postrada en una cama. Esta situación la llevó a estudiar enfermería.

Sin embargo, el mundo de las pasarelas siempre llamó su atención. Y con la ayuda y confianza de su madre comenzó a concursar en pequeños eventos.

Actualmente agradece a sus dos directores, Alexis Vásquez Fajardo y Victor Milla. “Estas personas son especiales en mi vida, fueron el motor principal para obtener esa hermosa Corona. Gracias a ellos por guiarme con sus enseñanzas y ser mas que mis directores”, expresó Sabillón.

¿Por qué escogió la carrera de Enfermería?

La Enfermería siempre ha sido mi mayor sueño desde que era solo una niña. Toda esta pasión surgió luego que en mi infancia pase en los centros hospitalarios por problemas cardíacos.

Esto me motivo más para escoger esta carrera, por el vínculo directo que se crea con cada paciente. Por que quise devolver la ayuda que me brindaron cuando yo más lo necesitaba.

Esta profesión es de mucha pasión, servicio, paciencia, humanidad, que transmite amor y comprensión, además de procurar el bienestar tanto físico como emocional de una persona.

¿Cómo inició en el modelaje?

Siendo una niña me involucre en lo del modelaje, y cuando estaba en cuarto grado participe, aún sin estar segura de ganar, porque habían niñas mucho mayores que yo; pero mi madre me motivó con sus palabras y me dijo: “Hija, para mí ya eres una ganadora”.

Esas palabras me hicieron sentir más feliz y seguí caminando con mi vestido por toda la cancha de la escuela. Me convertí en la nueva “Niña Aniversario” de ese año en mi querido Centro Educativo “Luis Landa” de mi bella Siguatepeque.

Con mi hermana siempre que jugábamos, ella hacia el papel de la presentadora y me coronaba todo el tiempo como Reina.

Luego mi estatura me acomplejó y olvide mis sueños, pero todo se reactivó cuando participe en el colegio y tanto mis compañeros como mi madre me motivaban y apoyaban. Dios es maravilloso y gane de nuevo como”Señorita Aniversario del IGMH”. Fue el año que retome mis sueños y decidí trabajar para obtener títulos mayores.

¿Qué significan para usted los concursos de belleza?

Considero que los concursos de belleza son una plataforma de oportunidades para todas las chicas que sueñan en grande y desean vivir nuevas experiencias. Ya que a través de ellos se conocen nuevas personas y se adquiere mucha disciplina y estudio.

Además no solo se destaca la belleza femenina, sino también el intelecto y la capacidad de la mujer. Pese a que soy una persona muy dormilona, cuando se trata de concursos mis amistades saben que soy la primera en tocar la puerta de la maquillista y ser puntual en todo.

¿Cuáles son sus aspiraciones en el Miss Mundo?

Mis aspiraciones son muchas, y al igual que las chicas de años anteriores deseo prepararme y aprender al máximo todo lo que Don Eduardo Zablah nos enseña para dejar el nombre de Honduras en alto en el evento final del Miss World; también me gustara conocer nuevas personas y sobre todo poner en práctica mis conocimientos de Enfermera mediante labores sociales, ya que fue uno de los objetivos primordiales por los que anhele tanto ser la nueva embajadora de la belleza.

¿Qué mensaje le gustaría transmitir a los hondureños?

Uno de mis mensajes sería que nos unamos como hermanos hondureños, luchando día a día por nuestros sueños y que cuando ya estemos en la cima usemos todos nuestros medios o recursos para poder servir y ayudar a todo el que más lo necesita. Porque no existe mayor orgullo que un pueblo unido.

¿Cómo es un día es su vida?

Un día siempre es una bendición para mí, recuerdo que cuando era pequeña me levantaba y decía en mi interior: “hoy no quiero morir”; y le decía a mi madre que quería ser actriz, pintora, enfermera, modelo y muchas otras profesiones.
Disfruto tener la oportunidad de levantarme y usar mi uniforme de Enfermera e ir al hospital o Centro Integral de Salud, y me llena de satisfacción pasar mi día ayudando a quienes más lo necesitan.

¿Cómo fue su niñez?

Mi niñez fue dura, sé que otros niños viven en peores condiciones, pero fui una niña que no jugaba mucho en la escuela porque me hacían bullyng por mi color de piel tan blanca; además que mi problema cardíaco impedía que jugara algunos juegos que me gustaban y todo el tiempo estaba tomando medicamentos.