Curiosidades: ¿por qué tienen esa forma los gorros de cocinero?

199
Gorro de cocinero
Seguramente has visto a un chef o cocinero con un gorro en su cabeza, pero te has preguntado ¿el por qué de su forma?

REDACCIÓN. ¿Has visto que los chefs, cocineros y asistentes de esa área siempre llevan un gorro?, seguramente te llama la atención la forma que este tiene, pero te habrás preguntado, ¿por qué es así?

Portar el gorro es una medida de higiene, este tiene una forma cilíndrica y alta que está destinado solo al chef y es útil para refrigerar la cabeza ante el calor de los fogones. Sin embargo, las razones principales parecen provenir de variopintas tradiciones.

¿Cómo surge el gorro?

Hay quien dice que son originarios de los sombreros reales asirios; otros mencionan al papa Juan XXII, que nombró mostacero a un sobrino suyo y, para que le respetaran, mandó que se pusiera un aparatoso gorro.

Históricamente está documentado desde que lo usó el cocinero francés Carême, que fue chef de muchos poderosos del siglo XIX, como el príncipe de Talleyrand, el zar Alejandro I o los Rothschild. Él lo llamó “toque Blanche” y comenzó a utilizarlo adornado con flores doradas como signo de gran dignidad.

Marie Antoine Carême
Marie Antoine Carême

Otras teorías

Del mismo modo, existe una teoría para explicar por qué estos característicos sombreros tienen pliegues. Se dice que originalmente servían para informar sobre los conocimientos del cocinero.

Cada pliegue en el gorro indicaba que su portador sabía preparar un alimento determinado de una manera diferente. Algunos llegaron a contabilizar nada menos que cien dobleces, por lo que cabría esperar que supiesen cómo cocinar huevos, pollo u otra especialidad de un centenar de maneras.

Lea además: Salir del closet: ¿de dónde proviene la expresión y que significa?

No está del todo claro cuándo y dónde comenzaron los chefs a usar esta distintiva prenda. Un relato popular apunta que los primeros en hacerlo fueron los griegos en el siglo VI. Cuando los búlgaros avanzaron hacia Grecia, entonces parte del Imperio Bizantino, muchos intelectuales y artistas huyeron y buscaron refugio en los monasterios.

Algunos fueron empleados en las cocinas, utilizando un sombrero muy similar al de los sacerdotes ortodoxos, aunque de color blanco en lugar de negro. Otras versiones van incluso más atrás en el tiempo y señalan que los cocineros reales en el Imperio Asirio ya llevaban gorros parecidos