Curiosidades de la nieve que te sorprenderán: ¿Cuáles son?

369
curiosidades de la nieve
La borrasca Filomena pasará a la historia por las nevadas que está dejando en buena parte de la zona centro de España.

REDACCIÓN.  La borrasca Filomena pasará a la historia por las nevadas que está dejando en buena parte de la zona centro de España. Se esperan acumulaciones de hasta 20 centímetros de nieve, y el caos ya se ha instalado en la capital, Madrid.

No funciona el servicio público de autobús, se ha suspendido el servicio de recogida de basuras, y se pide a todos los ciudadanos que no salgan de sus casas.

Además, miles de personas bloqueadas en sus coches han tenido que ser rescatadas esta madrugada. Con este panorama, es un buen momento para conocer algunas de las principales curiosidades de la nieve.

No es blanca

¿Siempre habías creído que la nieve es blanca? Pues bien, en realidad es incolora. Se trata de un efecto óptico, del mismo modo que ocurre con el agua del mar, que no es azul, sino que se ve de este color porque el cielo se refleja en su superficie.

En el caso de la nieve, la luz del sol se refleja sobre los copos y parece que son de color blanco. Incluso, si la contemplamos a cierta distancia, podríamos verla de color azul, roja o rosa.

No siempre que nieva es una nevada

Aunque muchas personas no lo saben, lo cierto es que no siempre que nieva hablamos de una nevada. Esto solo es así cuando caen copos de nieve. Si se trata de una precipitación de aguanieve, la denominación correcta es cellisa. Y, si caen gránulos de nieve de pequeño tamaño, se llama cinarra.

Lea también: Levanta 80 kilos a sus siete años: es la niña más fuerte del mundo

Primera foto de un copo de nieve

La primera vez que se fotografió un copo de nieve fue hace más de 100 años, en 1885. Wilson Bentley consiguió hacer una instantánea de un copo de nieve. Esto no se quedó en una simple anécdota, sino que a lo largo de su vida fotografió más de 5.000 copos, incluso, publicó un libro con 2.400 imágenes.

Mayor nevada de la historia

La borrasca Filomena está dejando imágenes invernales en Madrid, que pasarán a los libros del recuerdo. Sin embargo, queda muy lejos de la nevada más grande de la historia, la cual tuvo lugar en el año 1977, en la ciudad de Buffalo, Estados Unidos.

Se combinaron dos elementos que provocaron acumulaciones de nieve de hasta 5 metros de altura: rachas de viento de más de 130 kilómetros por hora y una nevada muy fuerte.

Prohibida la nieve

Por increíble que parezca, la nieve también ha estado prohibida por decreto. El Ayuntamiento de Siracusa, una ciudad situada en el estado de Nueva York, prohibió las nevadas antes del 24 de diciembre de 1992. No han salido a la luz los motivos de esta decisión, pero ilegalizar la nieve es considerado algo absurdo. Sin embargo, la naturaleza tomó nota y no nevó hasta el 26 de diciembre de ese año.

¿Son todos iguales?

Cuando vemos los copos de nieve caer del cielo, parece que todos son exactamente iguales. Pero no es así. Todos tienen seis lados, pero existe una relación directa entre el tamaño de los copos y las temperaturas. Así, cuanto más bajas son las temperaturas, más pequeños son los copos y viceversa.

La ciudad habitada más fría del mundo

La ciudad más fría de la Tierra que está habitada es Oimiakón en Rusia. El suelo está helado permanentemente y el récord de temperatura es de 71,2 grados bajo cero, en el año 1974. Tiene una población de 500 habitantes, quienes soportan temperaturas extremas durante buena parte del año.

Festival de la Nieve

Por último, es interesante señalar que existe un Festival de la Nieve. Se celebra en China y el escenario parece sacado de la película de Frozen. Un poblado en el que todo se compone de hielo: puentes, palacios, trenes, suelos… Es una de las grandes atracciones turísticas del país asiático en los meses de invierno.


Nota para nuestros lectores:

Suscríbete gratis a más información en nuestro WhatsApp haciendo clic en el enlace: https://bit.ly/tiempodigitalhn.