CURIOSAS| Conozca a la familia que no tiene huellas dactilares

350
familia no tienen huellas
La dolencia rara que afecta a la familia Sarker se llama adermatoglifia.

REDACCIÓN. La huella digital se utiliza en muchos cosas hoy en día, desde los documentos hasta los dispositivos de seguridad biométrica. Esto es una situación complicada para una familia en Bangladesh, quienes tienen una rara mutación genética: no tienen huellas dactilares.

Para los antiguos miembros de la familia Sarker, no tener huellas digitales no era gran lío. «Nunca lo pensé como un problema», dijo a BBC NEWS, Apu, un miembro de esta familia.

Pero después de décadas, esos pequeños surcos que se arremolinan en las puntas de nuestros dedos -llamados dermatoglifos– se han convertido en el dato biométrico más recopilado del mundo.

Se usan para todo, desde el paso por un aeropuerto hasta para abrir los teléfonos inteligentes.

La dolencia rara que afecta a la familia Sarker se llama adermatoglifia. Con esta rara condición, las yemas de los dedos son planas y hay un número reducido de glándulas sudoríparas en las manos.

Problemas frecuentes de la familia sin huellas

En 2008, Bangladesh introdujo una Tarjeta de Identidad Nacional para todos los adultos y la base de datos requería una huella del pulgar.

Lea también: Los pingüinos son aves; ¿Por qué no pueden volar?

Los funcionarios confundidos no sabían si emitirle una tarjeta a Amal Sarker. Finalmente, recibió una tarjeta con el sello «SIN HUELLA DIGITAL».

Amal y Apu acaban de recibir un nuevo tipo de tarjeta de identidad nacional emitida por el gobierno bangladesí, tras presentar un certificado médico. La tarjeta utiliza otros datos biométricos –un escaneo de la retina y reconocimiento facial.

En 2010, las huellas dactilares se volvieron obligatorias para pasaportes y licencias de conducción.

Después de varios intentos, Amal logró conseguir un pasaporte mostrando un certificado de una junta médica. Nunca lo ha usado, en parte porque teme que haya problemas en el aeropuerto. Y, aunque conducir una motocicleta es esencial para su trabajo de agricultor, nunca ha obtenido una licencia.

«Pagué la tarifa, pasé el examen, pero no me dieron la licencia porque no podía dar una huella digital», explicó.

En 2016, el gobierno hizo obligatorio comparar la huella digital con la base nacional de datos para poder comprar una tarjeta SIM para un celular.

«Parecieron confundidos cuando fui a comprar una SIM, el software de su sistema se congelaba cada vez que ponía mi dedo en el sensor», expresó Apu.

A él y los demás hombres de su familias les rechazaron la compra. Todos tienen que usar tarjetas SIM bajo el nombre de su madre.

Así son las manos de Amal y Apu Sarker.

Nota para nuestros lectores:

Suscríbete gratis a más información en nuestro WhatsApp haciendo clic en el enlace: https://bit.ly/tiempodigitalhn.