Cuentos llenos de amor para niños con cáncer: altruista actividad de un joven sampedrano

631

Honduras. «Imagínense ser un niño pequeño luchando con una terrible enfermedad en medio de esta situación», es el mensaje que un joven sampedrano compartió en Facebook sobre un linda actividad de motivación para los niños de la  Fundación Hondureña para el Niño con Cáncer.

Rodrigo Amador estudiante de la carrera de ingeniería mecánica en la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH-VS), tiene 25 años y es originario de Chamelecon. En la entrevista resalta que él no publica su labor para hacerse famoso. Sin embargo es positivo que el resto de hondureños se enteren de este tipo de acciones que sirven como ejemplo.
Una de las actividades que el joven de 25 años realiza es la de hacer videollamadas con los infantes, pacientes que luchan a su corta edad con esa terrible enfermedad, y que en la cuarentena obligatoria por el covid.-19 requieren de mucho cuidado, pero demandan más necesidades.
«En particular, hace un mes empecé a hacer video llamadas a los niños del Hogar para hacer unas actividades y  que salgan de su rutina, eso incluye un cuento para dormir».  Además, llevan  Llevamos víveres, hacemos una manualidad y jugamos con ellos.
«Ya he visitado el Hogar y su ala oncológica, soy padrino de la Fundación. Por eso conozco bien a las doctoras y han sido muy amables y dispuestas a ayudarme en esta tarea», expresa Rodrigo.
Con entusiasmo, los menores de edad y las personas que los cuidan esperan que llegue la hora del cuento, historias contadas con amor: «A las 8 de la noche (su hora de dormir) llamo, hacemos una actividad para que jueguen y se estiren y después el cuento».

 

«Todas las semanas hay niños diferentes y les gusta, se siente la diferencia porque los padres me dicen que a veces los niños no quieren jugar ni entre ellos o no quieren ver tv, pero cuando les llamo ya se animan y aunque no se duerman en el momento, se duermen después con una sonrisa», manifiesta Rodrigo, quien le pone dinamismo a cada frase que narra.

Además, la idea no sólo es dar alegría, sino dejar moralejas y enseñanzas a través de los cuentos.

Más misiones a través de su fundación

El futuro ingeniero revela que el año pasado fue nominado a ganar el premio Quetglas de Fundación Osovi por su labor social que se centra en tres ejes::

1. «Creé una aplicación para enseñar matemáticas a niños de primaria y se llama Funmath, quiero ponerla en las escuelas públicas del país. El lanzamiento está pendiente todavía porque hay cosas que resolver en varios aspectos. Además de la pandemia que estamos pasando», informa el ciudadano.

2. «Doy charlas en colegios buscando motivar a los chavos a emprender en lo tecnológico y científico, mi charla se llama «Todo es mejor con ciencia».

3. «Visito hospitales y orfanatos desde hace ya 4 años, vistiéndome de payaso o mimo», como muchas veces aparece frente a los niños de forma virtual.