23 C
Honduras
domingo, septiembre 19, 2021

Cuatro meses después: entregan cadáver del cabecilla de la 18, “Bóxer Huber”

TEGUCIGALPA,HONDURAS. Hace cuatro meses fue asesinado el temible cabecilla de la Pandilla 18, conocido en el bajo mundo como “Bóxer Huber”, pero sus restos permanecieron todo este tiempo en los cuartos fríos de la morgue.

Fue hasta el sábado pasado que el cuerpo de “Bóxer Huber” fue entregado a sus familiares. El criminal respondía al nombre de Ricky Alexander Zelaya Camacho, de 40 años de edad.

Según se informó en su momento, lo asesinaron dos miembros de la Mara Salvatrucha (MS-13), a eso de las 11:20 a.m. el 29 de junio de 2020.

El asesinato se produjo cuando se dirigía a cortarse el pelo en el módulo de máxima seguridad de la Penitenciaría de Támara. Al momento del crimen, los dos rivales portaban armas de fuego que utilizaron para quitarle la vida a “Bóxer Huber”.

A causa de las graves heridas, el integrante de la Pandilla 18 murió de forma instantánea. Luego, el cuerpo fue trasladado hacía la morgue del Ministerio Público donde estuvo por cuatro meses.

Lea también – Funerarias: “Velorios se hacen de manera masiva en los pueblos del país”

Bóxer Huber Pandilla 18
El cadáver fue entregado cuatro meses después de su asesinato.

“Bóxer Huber”, cabecilla de la 18

Por su parte, Isa Alvarado, portavoz del centro forense, comentó que el cadáver estaba como pendiente, puesto que no lo pudieron identificar por el sistema de huellas.

Explicó que “se usó otro método científico, en este caso, pruebas de ADN, siendo llevadas las muestras al Laboratorio de Serología Genética. Hasta la semana pasada fueron entregados los resultados y el sábado pasado fueron retirados sus restos por sus parientes”.

Indicó que cuando una víctima muere de forma violenta y está registrada en el Sistema de Huellas del Registro Nacional de las Personas (RNP), “en ciertos casos a la hora de morir y ser autopsiada la misma huella está dañada. Entonces no es posible para el Departamento de Dactiloscopia hacer la identificación correspondiente”.

El cuerpo del excabecilla de la 18 no se había entregado por el sistema de odontograma.  “Para hacer posible el mismo tenía que hacerse presente a la Dirección General de Medicina Forense (DGMF), un familiar cercano; para que se les practicase varias consultas acerca de la dentadura de la víctima”.

También, es que, al momento de morir violentamente, era un privado de libertad y en estos casos se exigen los tres métodos científicos forenses: examen de huellas, odontogramas y ADN, indicó Alvarado.


Más noticias

Últimas Noticias

Abrir anuncio

Close
error: Contenido Protegido