¿Cuál es la diferencia entre somnolencia, cansancio y fatiga?

559
somnolencia cansancio y fatiga
Cuando la fatiga no está relacionada con ningún esfuerzo o con la falta de sueño, puede ser síntoma de alguna enfermedad.

REDACCIÓN. El cansancio es algo normal en nuestra vida, pues todos, en algún momento hemos experimentado la sensación de no poder más; una somnolencia fuera de la normal e incluso sentirnos incapaces de llevar a cabo nuestras actividades diarias por culpa de la fatiga.

Sin embargo, cuando este agotamiento se transforma en fatiga, es decir, que nos impide llevar a cabo nuestras tareas diarias, sin una causa clara y se prolonga en el tiempo más de lo normal, podría ser síntoma de alguna enfermedad de mayor o menor gravedad.

Somnolencia, cansancio y fatiga, ¿en qué se diferencian?

Aunque se parecen mucho y podemos llegar a confundirlos, el cansancio, la fatiga y la somnolencia son cosas distintas. Esta última es la necesidad imperiosa de dormir, tanto que nos impide llevar a cabo algunas actividades.

El cansancio, por su parte, suele ser el fruto de un esfuerzo, ya sea físico o mental, de la falta de sueño. Puede acompañarse de somnolencia y mejora al dormir o descansar.

La fatiga, sin embargo, suele ir acompañada además de sensación de falta de energía y motivación (astenia), apatía y es más incapacitante. Si esta fatiga no mejora con el descanso y el sueño, no tiene una causa clara y se prolonga en el tiempo más allá de un mes podría ser de origen patológico; y sería conveniente acudir a que nos evaluara un médico de familia, sobre todo si va acompañada de otros síntomas como dolor de cabeza, aumento o pérdida de peso, hinchazón, visión borrosa, etc.

Lea también: Adictos al café: ¿Cuánto es la cantidad máxima para consumir al día?

Patologías más comunes detrás de la fatiga

Detrás de la fatiga prolongada puede haber alguna enfermedad o patología más o menos grave. Para averiguar la causa es probable que el médico le encargue un examen y, si lo considera oportuno, alguna prueba más para detectar problemas en corazón, hígado, riñón o tiroides. Estas son algunas de las patologías más comunes.

Anemia: Ya sea ferropénica (por falta de hierro) o la megaloblástica, que suele estar causada por falta de vitaminas B9 y B12, la fatiga es uno de los síntomas más frecuentes. Basta una analítica para localizar el problema.

Hipotiroidismo: Cuando la glándula tiroides está hipoactiva, es decir, que produce menos hormonas de las necesarias, el metabolismo se ralentiza, por eso, el primer síntoma suelen ser la fatiga y la apatía.

Depresión: Las personas con depresión o con predisposición a padecerla suelen tener más tendencia a padecer fatiga, a veces, hasta tal punto que les impide levar a cabo las tareas diarias. De hecho, la fatiga se presenta en el 90% de las personas que padecen un trastorno depresivo mayor. Tomar antidepresivos también puede ser una de las causas de esa fatiga.


Suscríbete gratis a más información en nuestro WhatsApp haciendo clic en el enlace https://bit.ly/tiempodigitalhn