Critican a madre de Enoc por cuidar su imagen: Dicen «que no me importa mi hijo»

751
Critican a madre de Enoc

HONDURAS. Hay quienes dicen que Karina Chinchilla, mamá de Enoc Pérez Chinchilla, realmente no está preocupada por su hijo, ya que notan que cuida mucho de su aspecto físico.

En ese sentido, la madre, hizo una publicación en su perfil de Facebook titulada «Encontremos a mi hijo Enoc«, dedicado a las personas que le escriben para criticarla.

«Hay muchas personas que escriben diciéndome que a mí no me interesa mi hijo porque me hago las uñas y el cabello. Déjenme decirles: nunca juzgues el dolor de una persona», se lee las primeras líneas del texto.

Asimismo, Karina dijo que «Hay muchas formas de afrontar el dolor. Muchos lo hacen quedándose en cama 24/7 llorando, caen en depresión o se quitan hasta la vida. Otros en alcohol, otros de compras, otros en lectura».

Y en su caso, Karina dijo que, a pesar del inmenso dolor que padece, prefiere, a veces, sonreír como forma de sobrellevar la angustia.

«Sonreír con el alma rota es de valientes. Levantarse cada mañana pero el dolor que cada persona lleva solo Dios y él o ella lo saben. Si supieran que lo que más amo es mi hijo y que mi corazón está hecho pedazos, pero así me levantaré», contestó.

Por último, la madre agradeció a los ciudadanos que aún pasan pendientes de su estado de ánimo y la búsqueda de Enoc, niño que que tiene 10 meses de desaparecido.

«Gracias a todas esas personas que me invitan a salir a hacer cosas juntas y me hacen reír. En los malos momentos es cuando se conocen las mejores personas, sin duda», concluyó su mensaje.

Le podría interesar: ¿Donde está Enoc? Ocho meses de agonía para su madre, Karina Chinchilla

Sobre la desaparición

El pequeño Enoc vivía en España, pero viajó a su país natal el día 18 de noviembre de 2019. Lo raptaron varios sujetos (uno de ellos ya detenido) el pasado 2 de diciembre. Mataron a su abuelo, a su tío y a su niñera.

«El detenido (llamado Bayron Meléndez) no confiesa. No habla. Está entrenado para callar, matar y no delatar. Ha trabajado para Los Zetas y sabe aguantar bien la presión», fue la respuesta del jefe de la DPI, Evelio Burgos.

Burgos dijo que la idea era solo secuestrar al niño, así que Meléndez, supuestamente acompañado de otras dos personas, llegó muy temprano a casa del abuelo del pequeño, Rubilio Pérez. El sospechoso creyó que el estaba durmiendo, pero no era así, sino que abrió la puerta cuando escuchó su nombre, y fue por eso que Meléndez lo atacó a disparos y luego asfixió con un cordón de zapatos.

Pero unos instantes más tarde, con los asesinos dentro de la casa, llegó Israel Ramos, el tío de Enoc, a quien también mataron de un golpe en la cabeza. Posteriormente llegó Cindy Castro, que cuidaba al niño, quien apareció muerta algunos días después. La Policía tiene la hipótesis de que Cindy estaba coludida con Meléndez, pero que fue asesinada porque luego pretendía delatarlo a él y a sus compinches.

Los cadáveres del tío y abuelo de Enoc, junto al de Amalia Molina, una vecina de la familia, yacían semienterrados en una zona desolada de Campo Elvir. Mientras que el de Cindy yacía en una zona montañosa de Lancetilla.


Nota para nuestros lectores:

Suscríbete gratis a más información en nuestro WhatsApp haciendo clic en el enlace: bit.ly/whatsapptiempo.