27 C
Honduras
sábado, septiembre 18, 2021

Cristiano derrama lágrimas de rabia y felicidad

Solo el triunfo final reparó el desconsuelo de la estrella de Portugal, que sufre un esguince de grado I del ligamento lateral interno de la rodilla izquierda

Cristiano Ronaldo fue, como siempre sucede con él, uno de los grandes protagonistas de la final de la Eurocopa entre Portugal y Francia. La estrella del Real Madrid se vio obligada a abandonar el partido durante el primer tiempo a causa de una lesión en su rodilla derecha. No lo notó Portugal, que supo resistir la ofensiva de Francia.

La fotografía no daba pie al engaño porque a Ronaldo se le caían las lágrimas, arropado por todos los compañeros menos Adrien y Renato, que se hidrataban en la banda. Nani, su gran amigo, aquel al que le dejó vivir en su casa durante un mes cuando llegó a Manchester, le abrazaba y le susurraba al oído. Pero el desconsuelo de Ronaldo era tremendo, con lloros a moco tendido. Orgulloso, competitivo como es a rabiar, decidió ponerse una vez más en pie. Llegó a la banda y ante la intranquilidad del técnico Fernando Santos, dijo con rotundidad: “¡Quero jogar, quero jogar!”.

Cristiano regresó al banquillo en la prórroga y no paró de animar a sus compañeros desde la banda. Era el entrenador junto a Fernando Santos. Al final, Portugal tuvo su recompensa y conquistó su primer gran torneo a nivel de selecciones. A Cristiano le tocó como capitán levantar la Copa. Un momento que nunca olvidará.

En esta ocasión, lágrimas de felicidad. Las mismas que desparramó con el pitido final entre abrazo y abrazo con sus compañeros, aunque no pudo participar en el manteo al seleccionador Fernando Santos. Pero sí que recogió la Copa -que la trajo Xavi porque España era la pasada campeona-, por más que subiera las escaleras a duras penas, y gritó un “¡sí!” como una casa para luego añadir “¡vamos!” y plantarle un gran beso. Por entonces, las lágrimas ya estaban olvidadas.

 

 

Más noticias

Últimas Noticias

Abrir anuncio

Close
error: Contenido Protegido