Crisis por sobrepoblación en cárceles de Honduras

1253

REDACCIÓN. La crítica situación que se vive en las cárceles de Honduras parece ir en ascensoa, además del hacinamiento y las pésimas condiciones en las que los reos pagan su condena, las muertes dentro de las cárceles parecen no cesar.

En lugar de convertirse en centros de rehabilitación, en Honduras las cárceles son talleres del crimen y la extorsión, los conflictos entre pandillas, el rechazo al bloqueo de llamadas, el hacinamiento y ahora el traslado a otros centros penales han desatado entre 2014, 2015 y lo que va del 2016 varias revueltas, algunas con resultados fatales.

Diversas enfermedades, muchas de ellas terminales, atacan a centenares de prisioneros en las cárceles de Honduras y esto debido a la falta de asistencia médica adecuada. De acuerdo a estadísticas de la Dirección Nacional de Servicios Especiales Preventivos (DNSEP), de los más de 12,000 reos hay 380 encarcelados con enfermedades como VIH-sida, tuberculosis, cáncer, diabetes, epilepsia y trastornos mentales.El mal que más aqueja a los reos son los deficiencias psiquiátricas.

En 2012 la Secretaría de Seguridad prometió que se fortalecería el Comité de Seguridad de VIH y Derechos Humanos, en el marco del programa de la Red Centroamericana y del Caribe de Establecimientos Penitenciarios, pero no se cumplió la palabra.

El Estado debe proveer en forma obligatoria, las oportunidades necesarias para que las personas privadas de libertad puedan acceder a servicios integrales de salud, en forma preventiva, atención periódica, servicios de emergencia y llevar un registro individual de control médico a todos los privados de libertad bajo su cuidado.“Es obligación de los administradores de centros penales establecer convenios de cooperación con los centros de Salud, en caso de no contar con médico asignado, con la Secretaría de Salud, para garantizar el acceso al servicio tanto preventivo como de atención en salud integral”, dice el instructivo.

El hacinamiento es una de las causas de que proliferan las enfermedades y estas se agravan más por la falta de asistencia médica.“Esto (la sobrepoblación) se debe en parte a la problemática de la persona privada de libertad en detención preventiva y problemas asociados a una infraestructura antigua y deficiente”, dice el Informe sobre la Situación de los Derechos Humanos en Honduras de la Secretaría de Justicia y Derechos Humanos (SJDH).

Según datos de la Secretaría de Derechos Humanos, Justicia, Gobernación y Descentralización, las cárceles de Honduras tienen una capacidad para 8,625 privados de libertad, pero hay una sobrepoblación de más de 7,706 presos, de estos, al menos 6,770 tienen una sentencia firme al ser vencidos en un juicio oral y público.

HACINAMIENTO
Los casos más severos de hacinamiento se dan en la Penitenciaria Nacional Marco Aurelio Soto (PNMAS), que tiene una capacidad para 1,800 reos y alberga un poco más de 4,451; San Pedro Sula con más de 2,908 reos y la capacidad real es para 1,300; Puerto Cortés tiene un aproximado de 226 presos y el establecimiento es apto para 40. En la cárcel de El Progreso hay al menos 448 reos cuando solo deberían estar cien; Santa Rosa de Copán posee aparentemente 698 y la capacidad es para 300 y así otros penales.

SOLUCIONES
Para evitar este colapso, las autoridades carcelarias deben tomar tomar la decisión de dinamizar los comités interdisciplinarios para que realicen un censo a nivel nacional de los reclusos que están por cumplir su condena y que pudieran gozar del beneficio de la preliberación.

Trabajar en una planificación para mejorar la infraestructura de las cárceles, así como la movilización de los reos, entre otras cosas. La planificación se debe hacer de una manera integral con mayor énfasis en la reducción del hacinamiento, eliminar la corrupción, mejorar las condiciones de vida y eficientar las medidas de seguridad en todo el sistema penitenciario.

DATOS
Honduras cuenta con siete Penitenciarías y 18 Centros Penales, ubicados en todo el país, excepto Islas de la Bahía.La mayoría de los recientos carcelarios se concentran en los departamentos de Atlántida, Yoro, Francisco Morazán y La Paz.

VER MAPA INTERACTIVO DE CÁRCELES HONDUREÑAS:

MAPA DE CARCELES