Crisis en Cataluña: Carles Puigdemont se entrega a las autoridades

286
El presidente destituido de Cataluña, Carles Puigdemont, se entregó a la policía de Bélgica junto a los cuatro miembros de su gabinete.
El presidente destituido de Cataluña, Carles Puigdemont, se entregó a la policía de Bélgica junto a los cuatro miembros de su gabinete.

BÉLGIGA. La crisis de Cataluña vive un momento crítico luego que las autoridades locales declararan de forma unilateral su independencia de España.

El presidente destituido, Carles Puigdemont, se entregó a la policía belga junto a otros cuatro miembros de su administración. Los cinco ex funcionarios son buscados por la justicia española a raíz del intento de emancipación de Cataluña.

En ese sentido, Puigdemont y los miembros de su gabinete se sometieron este domingo a las autoridades en Bruselas. Los catalanes se encontraban en la capital de Bélgica desde hacía una semana.

Por consiguiente, los cinco deberán comparecer ante un juez de instrucción belga esta misma tarde. Así lo dio a conocer en una rueda de prensa el portavoz de la fiscalía federal de Bruselas, Gilles Dejemeppe.

«Sólo el abogado, el intérprete y la persona concernida estarán presentes durante la declaración», detalló el vocero.

De tal modo, esta misma noche se conocerá la decisión del juez de instrucción. Este determinará si los envía a prisión provisional o los deja en libertad con condiciones o bajo fianza.

Puigdemont y sus cuatro consejeros fueron privados de  su libertad este domingo en horas de la mañana. «Teníamos contactos regulares con los abogados de las cinco personas; habíamos convenido una cita en la comisaría de la policía federal», explicó Dejemeppe.

Cabe recordar que la noche del pasado viernes, la jueza de la Audiencia Nacional española, Carmen Lamela, emitió órdenes europeas de busca y captura contra los cinco miembros del gobierno catalán destituido.

Estos son investigados en España por «rebelión», «sedición» y «malversación» tras la declaración de independencia. Una proclamación que fue realizada por el Parlamento catalán el pasado 27 de octubre.

También puedes leer: Secretario de Estado recomienda cancelar TPS a centroamericanos y haitianos

«Voy a ir a la justicia, pero a la verdadera justicia»

Las órdenes de detención les fueron comunicadas oficialmente en Bruselas y pudieron consultarlas con sus abogados. El sábado por la tarde, Puigdemont escribió en Twitter que se pondrían a disposición de las autoridades belgas.

“Estamos preparados para cooperar plenamente con la Justicia belga tras la orden de detención europea emitida por España”, apuntó.

Vale la pena destacar que la orden europea de busca y captura fue creada para facilitar la extradición entre Estados miembros de la Unión Europea (UE). No obstante, la entrega de los ex funcionarios catalanes abrirá un procedimiento que probablemente será bastante largo.

El destituido jefe del gobierno regional de Cataluña y su abogado ya anunciaron su intención de disputar la orden europea de busca y captura.

«Voy a ir a la justicia, pero a la verdadera justicia. He dicho a mis abogados que expresen a la justicia belga que estoy totalmente dispuesto a colaborar”, expresó Puigdemont.

Según el ex gobernante, en Madrid no existen garantías de una sentencia justa e independiente. «Existe una enorme presión, una enorme influencia de la política sobre el poder judicial en España», acusó.

Pese a su entrega, Puigdemont podría no ser extraditado

De acuerdo a la ley, la decisión sobre la ejecución de una orden de detención europea debe tomarse en el plazo de 60 días tras la detención de la persona concernida.

Sin embargo, el procedimiento podría extenderse hasta los tres meses. Especialmente si se agotan todos los plazos y se utilizan todos los recursos al máximo.

La presidenta del Instituto de Estudios Europeos de la Universidad Libre de Bruselas (ULB), Anne Weyembergh, explicó que la situación podría tener un desenlace inesperado. «Las autoridades judiciales belgas podrían rechazar la entrega de Puigdemont. Sobre todo si existen riesgos comprobados y serios para los derechos fundamentales si es entregado a España», indicó.

«De igual modo, si las autoridades judiciales belgas consideran que los hechos que se reprochan a Puigdemont no son infracciones penales en el derecho belga”, agregó.

A pesar de que los casos de rechazo son poco habituales, los delitos de “rebelión” y “sedición” no existen como tales en el derecho belga. Estos son dos de los tres cargos por los que la justicia española busca a Puigdemont y a los cuatro miembros de su gobierno destutido.

Ocho de los nueve miembros restantes del ejecutivo regional catalán destutido por Madrid han sido encarcelados. La juez Lamela les dictó prisión provisional a raíz de la declaración de independencia y están a la espera de juicio.