Casi el 100% de los crímenes contra menores en Honduras quedan impunes

254
crímenes contra menores
Más de 200 niños fueron asesinados en el año 2017.

TEGUCIGALPA, HONDURAS. Más del 90% de los crímenes contra menores quedan en la impunidad, según defensores de los derechos de la niñez.

Para Jorge Valladares, defensor de derechos de la niñez, cuando el menor comete un delito es altamente perseguido. No obstante, cuando los niños o adolescentes son las víctimas, las probabilidades de encontrar a los culpables son mínimas.

«Encontramos estadísticas dramáticas, la persecución contra niños y adolescentes que han cometido una infracción es casi del 100%», son detenidos y remitidos a un centro de privación de libertad. Sin embargo, cuando los niños son la víctimas de un delito la mora es similar a la de adultos; es decir, llega a un 90%», concluyó Valladares.

Lea también: VÍDEO: momentos después que el ministro de IDECOAS atropellara a niño

Estadísticas

Según el Observatorio Nacional de la Violencia de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (Unah) durante el año 2016, en Honduras se registraron 713 muertes. Lo anterior, por causa externa de menores de 18 años.

Los niños fueron víctima en mayor proporción que las niñas, al sumar 547 muertes que equivalen a 76.7% del total.

El homicidio fue la principal muerte por causa externa con 361 casos que representan el 50.7% del total, las muertes en eventos de tránsito fueron la segunda con 160 (22.6%) y las víctimas no intencionales sumaron 129 (12.5%).

Para el año 2017, la institución especificó que un total de 263 niños fueron asesinados en ese período de tiempo. Con relación a lo anterior, el 82% de esos menores víctimas del crimen en Honduras tenían edades comprendidas entre los 12 y 17 años de edad.

Familiares de los menores claman por justicia

Debido a que más del 90% de los crímenes contra menores quedan en la impunidad, los familiares de las victimas cargan con el dolor de la pérdida de su ser querido, además, con la impotencia de no saber quién cometió el delito.

Ese es el caso de Raúl Pérez, un padre de familia de nacionalidad nicaragüense, quien hace dos años perdió a su hijo a manos de un pervertido sexual.

Pérez se dedica a vender dulces y en aquel entonces viajó a Honduras en compañía de su hijo. Una tarde, su pequeño desapareció y al siguiente día fue encontrado sin vida en un sector de Comayaguela.

El menor había sido raptado, torturado y posteriormente abusado sexualmente. Hasta la fecha, Pérez no recibe la noticia de que el autor del crimen esté guardando prisión.