23 C
Honduras
sábado, octubre 16, 2021

Militares «ocultan» crímenes y amotinamientos dentro de cárceles, denuncian expertos

TEGUCIGALPA, HONDURAS. Las muertes dentro centros penales a veces son un misterio, pues no se brindan mayores detalles sobre las causas del fallecimiento o las identidades de los reclusos.

Durante los últimos días se han reportado varios enfrentamientos entre reclusos, principalmente en las cárceles de máxima seguridad.

Hace unos días, aconteció que en la cárcel de Siria un reo apareció ahorcado en uno de los pasillos. Autoridades del Instituto Nacional Penitenciario (INP) confirmaron a TIEMPO Digital que la víctima era un expolicía y respondía al nombre de David Alexander Ramos Puerto.

De este hecho, surge una serie de investigaciones, y en tal sentido, Hugo Maldonado, presidente del Comité para la Defensa de los Derechos Humanos en Honduras (CODEH), señaló que, en efecto, hay momentos en que los sucesos ocurridos en las cárceles son un misterio.

Hugo Maldonado, presidente del CODEH.

Lea además: Amotinamiento en cárcel de Siria deja al menos tres heridos de gravedad 

No se conocen las causas de muerte

Maldonado enfatizó que este «fenómeno» se da aún más en la cárceles de máxima seguridad, «donde solo dicen que la causa de muerte es el ahorcamiento«. Y, asimismo, aseveró que los directores de cárceles «se cubren la espalda» y en ocasiones «hasta les molesta» que los organismos de derechos humanos se manifiesten.

Maldonado subrayó que, en este momento, como defensor de los Derechos Humanos, es de vital importancia el Centro de Menores de El Carmen, pues, según él, si no se cambia el tratamiento que dan a los reclusos, allí se pueden presentar problemas de amotinamiento.

El presidente del CODEH mencionó que en dicha cárcel, según familiares, se les está negando el ingreso de medicamentos y alimentos a los muchachos recluidos.

El defensor mencionó que deben cambiar la política del manejo de privados de libertad al nivel del Instituto Nacional Penitenciario. Y de no hacerse, a lo interno de los centros penales se van a seguir contando muertos y heridos.

Las cárceles están en manos de los militares

De acuerdo con el análisis del abogado hondureño Carlos Chajtur, quien llevó el caso de Magdaleno Meza, el problema se agravó desde que las cárceles están bajo la administración de los militares.

El profesional del Derecho dijo que en Honduras no se respetan los derechos humanos, por tanto, cuando los organismos quieren investigar casos o crímenes en los centros penales, no los dejan.

Carlos Chajtur, abogado.

«Los militares han sido los principales violadores de derechos humanos y abuso de autoridad, porque en Honduras desgraciadamente hay unas Fuerzas Armadas que creen estar por encima de la ley y que pueden quedar impunes», mencionó.

El abogado recalcó que en los últimos 12 años de gobierno nacionalista, se ha podido ver que los crímenes en manos de las Fuerzas Armadas han quedado en la impunidad.

El abogado también mencionó que, en fechas recientes, se ha denunciado abusos por parte de los mismos subdirectores contra los reclusos, por ejemplo, cuando trascendió que un funcionario le fracturó dos brazos a un preso.

«En el INP no acatan ni siquiera las disposiciones emitidas por los órganos judiciales, entonces, mucho menos van a acatar una recomendación de un organismo de derechos humanos. Estos organismos en Honduras no tienen ningún tipo de respeto por parte de las autoridades de gobierno», consideró.

El sistema carcelario está enfocado en la seguridad estatal

De su lado, el sociólogo José Luis Herrera opinó que el sistema penitenciario de Honduras, al igual que en otras partes del mundo, está enfocado básicamente en reinsertar las personas a la sociedad. O sea, la utopía es que los reos cumplan su condena y luego salgan en libertad como ciudadanos de bien.

Sin embargo, según Herrera, el problema es que el sistema carcelario nacional está enfocado en el mismo marco de la seguridad estatal. «Al igual que la seguridad del Estado, el Ejército y la Policía están permeados por el narcotráfico, organizaciones delictivas y el sistema penitenciario es controlado por organizaciones delictivas», puntualizó.

Por otro lado, Herrera destacó que las cárceles hondureñas se han llenado de cientos de personas que están cumpliendo condenas que eran por 6 meses o un año, y ya llevan entre cuatro y cinco años encerrados.

«Esto también genera convulsiones y conflictos a lo interno de los centros penales, porque existe una mora judicial del 99%. Es algo ‘salvaje’. Las cárceles están llenas de personas que debería estar en libertad», aseguró.

Más noticias

Últimas Noticias

Abrir anuncio

Close
error: Contenido Protegido