PNFAS: Reclusa de 50 años de edad muere por sospechas de COVID-19

0
801
COVID-19
Penitenciaria Nacional Femenina de Adaptación Social (PNFAS).

TEGUCIGALPA, HONDURAS. En aumento van las cifras de privados de libertad en centros penitenciarios del país que pierden la batalla contra la COVID-19, y este domingo murió por sospechas de la mortal enfermedad, una fémina de 50 años de edad en la Penitenciaria Nacional Femenina de Adaptación Social (PNFAS). 

De acuerdo a información que manejan las autoridades, la infortunada mujer respondía en vida al nombre de Olimpia Zúniga Valle y desde hace varios días estaba en aislamiento, tras presentar sintomatología relacionada a la enfermedad.

Asimismo, se confirmó que Zúniga era diabética, por lo que esa enfermedad de base pudo contribuir a las complicaciones del virus. Esto, porque según la Organización Mundialde la Salud (OMS), existe mayor vulnerabilidad ante el virus aquellas personas que lo contraen y ya presentan otras patologías como problemas cardíacos, diabétes, problemas renales, entre otras.

Según la versión de las autoridades del Instituto Nacional Penitenciario (INP), ya habían solicitado que se realizara la prueba PCR a la ahora fallecida. Esto, con la intención de confirmar el diagnóstico debido a que Zúniga presentaba los síntomas característicos de la enfermedad.

Lea también: Bajo sospecha de Covid-19, muere coordinador de policías del INP

Muerte de privados de libertad en ascenso 

Hasta ahora, las autoridades no confirman si otras privadas de libertad estuvieron en contacto con la víctima mortal de la COVID-19.

Lo anterior, debido a que el hacinamiento prima en el sistema carcelario de Honduras. Esta situación la denunciaron organizaciones de Derechos Humanos, sin embargo, no se le da prioridad, según lo expresan defensores de DDHH en el país.

Es oportuno mencionar que, ayer sábado también murió otro privado de libertad. Se trata del reconocido periodista David Romero, quien estuvo varios días en el Hospital Cardiopulmonar «Tórax».

Romero permanecía recluido en un batallón táctico a pocos metros de la Penitenciaría Marco Aurelio Soto desde marzo de 2019. Y también fue diagnosticado con la COVID-19, desde entonces recibió atención en el citado hospital.

Pese a que los médicos en los últimos días vieron una mejoría en su estado de salud, ayer a las 7:45 am se confirmó su muerte.


🔹 Suscríbete gratis a más información sobre el #COVID-19 en nuestro WhatsApp haciendo clic en el enlace: bit.ly/whatsapptiempo