Covid-19 en Honduras: más del 30% de contagiados son niños y jóvenes

640
COVID-19
Los niños podrán ser los más resistentes contra los coronavirus, pero no son inmunes y pueden propagar el padecimiento.

TEGUCIGALPA, HONDURAS. Según datos estadísticos provistos por el Sistema de Gestión de Riesgos (SINAGER), más del 30% de los pacientes contagiados con COVID-19 en el país son niños y jóvenes.

De manera específica, de 268 casos confirmados en el país, 27 son niños y 56 son adolescentes (83 en total). Es decir, los más pequeños comprenden, por ahora, el 10% de infectados, y los jóvenes adultos el 21%.

Consiguiente, se totaliza que ese par de grupos de la sociedad por ahora componen el 31% de la afectación en el país.

Haciendo una proyección, si los datos continúan bajo la misma tendencia, al llegar a 300 casos, 31 serán niños y 62 jóvenes.

De igual interés: Muere hombre de 32 años por Covid-19: «Los jóvenes están vulnerables», dice Umaña

Niños con Covid-19: síntomas más leves, pero con transmisión potente

De manera errónea, muchas personas aseguran que no hay problema con los más pequeños pues «no se enferman» de coronavirus.

Ese es un mito, pues sí pueden contraer la enfermedad tal como una persona mayor. No obstante, también es una realidad de que los síntomas que presentan suelen ser más llevaderos y suaves, al punto de que podría parecer nada más un resfriado.

Aún así, son un foco de contaminación alto. Los niños juegan con todo objeto que se encuentran y, por consiguiente, pueden dispersar pequeñas partículas que contengan el virus.

Es decir, los niños podrían no tener una afectación severa por COVID-19 (aunque no están exentos) pero igual pueden ser portadores e infectar a otros miembros de las familias.

«La infección se transmite en la misma forma que en cualquier ser humano, ya
sea adulto joven, adulto intermedio, adulto mayor o niños, la transmisión del
virus es exactamente igual», dijo al respecto Renato Valenzuela, pediatra, infectólogo y docente de la Facultad de Ciencias Médicas de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH).

«Antes de que aparezcan los síntomas o cuando recién aparecen es cuando el
niño se vuelve un gran transmisor del virus, igual que el adulto. ¿Por qué los no padecen la enfermedad tan severa y grave? No se sabe la causa todavía, está en estudio», precisó el experto.

Es importante tener en cuenta que, según Valenzuela, si los menores de edad tienen enfermedades crónicas de base, pueden complicarse y hasta morir. Por ello, sus cuidados y el uso de las medidas de prevención deben ser acatadas sin excepción.