Covid-19 acecha a hondureños que piden asilo; no hay ni agua en albergues

271
Migrantes
Migrantes, en su mayoría centroamericanos, permanecen en albergues mexicanos. (Foto: EFE)

CORTÉS, HONDURAS. La crisis sanitaria mundial está deteriorando la calidad de vida, que de por sí ya era precaria, de los hondureños y demás migrantes que se dirigieron durante este y años anteriores a Estados Unidos, en busca del «sueño americano».

Ahora, con la llegada del Covid-19, su espera de respuesta a su solicitud de asilo está prolongándose cada vez más. Y como si no fuese suficiente, están expuestos al contagio de dicha enfermedad, debido a las deplorables condiciones en las que permanecen refugiados en diferentes albergues.

Según informa Médicos Sin Fronteras (MSF) a través de su página oficial, galenos de dicha Organización han sido testigos del riesgo que están corriendo los indocumentados, tanto quienes llegaron hace muchos meses y todavía no obtienen asilo, como quienes llegaron poco antes de la pandemia.

En ese sentido, MSF llega a varios albergues, hoteles, hostales y comedores comunitarios para mitigar los riesgos de contagio por COVID-19.

Las visitas tienen como propósito brindar asistencia médica, atención en salud mental y realizar actividades de agua y saneamiento para los habitantes de estos espacios. MSF asegura que los migrantes «No pueden acceder tan fácilmente a servicios de salud como el resto de la población».

«Nos enfocamos en la promoción de la salud, la detección de casos, la canalización de éstos a los centros de salud pública y el aislamiento de casos sospechosos dentro de estas instalaciones. También socializamos medidas de prevención como tratar de que se lleven a cabo las medidas de distanciamiento, el lavado adecuado de manos, el uso correcto del cubrebocas y que se limpien frecuentemente las superficies”, señaló Fabiola Hernández, médica de MSF.

Le podría interesar: Hondureña da a luz en albergue de migrantes: «Fui la partera de mi hija»

Falta de agua potable en refugios

Asimismo, MSF revela que, como Organización, ha tenido que donar lavamanos, jabón, insumos de limpieza y equipo de biosegurirdad a los albergues, ya que no cuentan con estos recursos. Lo más preocupante es la falta de agua, pues, si no la hay, ¿Cómo van a lavarse las la manos luego de tocar alguna superficie y así evitar contagiarse?

“Hacemos mucho énfasis en acceso al agua potable y la limpieza de los espacios. Ante el COVID-19, la principal medida de prevención es llevar a cabo un adecuado lavado de manos. Pero, nos hemos encontrado lugares que no tienen fácil acceso a este recurso«, dice Yolanda Rábago, supervisora Logista de MSF en la Ciudad de México.

«Entonces, lo que hacemos es proporcionarles lavamanos en las entradas, en los comedores, grifos de agua u otras alternativas que puedan ser adaptadas en sus espacios. Hacemos donaciones de cloro, materiales de limpieza y equipos de protección. Es algo muy básico pero muy importante para prevenir contagios”, agrega.

Nota relacionada: Médicos Sin Fronteras apoyará emergencia por COVID-19 en Tegucigalpa

Ayuda psicológica

Dentro de estas visitas, MSF hace promoción de la Línea de Atención Psicológica, un servicio gratuito y confidencial vía teléfono habilitado desde enero de 2020. De ese modo, los migrantes y refugiados en la Ciudad de México y el resto del país puedan acceder desde un teléfono fijo o móvil y recibir atención psicológica remota durante la emergencia.

«Estamos asistiendo a una población que ya era vulnerable antes de la emergencia por COVID. Ahora, en medio de esta pandemia, es aún más. Por lo que, cualquier acción encaminada a que puedan acceder a servicios básicos como agua limpia, saneamiento y a una adecuada atención médica y psicológica es fundamental en estos momentos”, comenta Fabiola Hernández.

Lea también: Deportados siguen llegando a Honduras como si no hubiese pandemia

Deportaciones

Por otra parte, MSF considera que las deportación de migrantes, principalmente desde países como México y Estados Unidos, constituye un riesgo para las naciones de las que proceden. Si un migrante está contagiado, trasportará la Covid-19 hacia su lugar de origen.

Precisamente esa es la razón por la que MSF solicitó al Gobierno de EE.UU. y México la suspensión de las deportaciones, con el propósito de evitar un agravamiento en la crisis sanitaria por COVID-19 en América.

Según denunció el coordinador de Médicos Sin Fronteras, Marc Bosch, a pesar de ese riesgo de contagio masivo, continúan apuntando en su agenda la gestión de vuelos para deportar a migrantes.

23,004 hondureños deportados en 2020

De acuerdo al más reciente informe del Observatorio Consular y Migratorio, (CONMIGHO), desde el 1 de enero al 22 de junio, ya son 23. 004 connacionales deportados desde MéxicoEstados Unidos y otros países del continente.