COSTA RICA. El Gobierno ha declarado este jueves el estado de emergencia nacional tras el paso de la tormenta tropical Nate, informa ‘El País’. La medida incluye el cierre de escuelas y la suspensión de los servicios «no esenciales».

El fenómeno meteorológico ya ha dejado al menos seis muertos en el territorio de Costa Rica —cuatro costarriqueños y dos nicaragüenses— y ha obligado a las autoridades a evacuar a cerca de 5.000 personas.

La tormenta tropical también ha tocado este jueves las costas de Nicaragua. Allí, cobró la vida de al menos cinco personas, mientras que otras seis permanecen desaparecidas por las fuertes lluvias. Al menos una persona ha muerto en Honduras. Nate se está desplazando en dirección noroeste a una velocidad de 15 km/h y con vientos de hasta 65 km/h.

La tormenta tropical Nate se fortalece y puede convertirse en huracán antes de tocar EEUU

A pesar de estar aún lejos de Estados Unidos, según las proyecciones del NHC Nate se convertiría en huracán en su avance hacia el norte. Por lo que áreas de la costa del golfo podrían ser afectadas este fin de semana o principios de la semana entrante.

Áreas de las costas sobre el golfo del norte de Florida, Alabama, Mississippi y Louisiana podrían verse afectadas. Lo anterior, este fin de semana o principios de la semana que viene.

Una vez que Nate avance sobre las cálidas aguas del Caribe, se espera un mayor fortalecimiento y aceleración de sus vientos. El pronóstico muestra que Nate afectará a la península de Yucatán. Una vez que la tormenta sobrepase cálidas aguas del Golfo, tiene el potencial de «intensificación rápida». Lo que significa que las condiciones son las correctas y permitiría al ciclón ganar fuerza rápidamente.

En lo que va de 2017 tres huracanes del Atlántico han impactado EEUU. Primero fue Harvey, que tocó tierra como categoría 3 en Texas el 25 de agosto pasado.

Además, causando inundaciones generalizadas muy severas, particularmente en la ciudad de Houston y sus alrededores. Luego siguió Irma que llegó como categoría 4 el 10 de septiembre a los Cayos de Florida . Y se traslado hacia el norte por la costa oeste de la península. Y luego moviéndose hacia el centro del estado, causando amplios daños a la infraestructura de los cayos y destrozos en el sur de Florida.

El último fue María, que pasó por Puerto Rico como categoría 4 y dejó a la isla y a sus casi 3.5 millones de habitantes sin electricidad. Ademas, con las comunicaciones interrumpidas y sumidos en una catástrofe sin precedentes en el último siglo.