La corte del Distrito Este de Nueva York aplazó este miércoles la sentencia contra el expresidente de la Fenafuth y de la Concacaf, Alfredo Hawit Banegas.

Cabe recordar que, ante el juez, el exdirigente hondureño confesó que recibió sobornos de cientos de miles de dólares a cambio de ceder los derechos televisivos de la Selección Nacional de Honduras a una compañía con sede en Miami para las eliminatorias del 2014, 2018 y 2022.

La sentencia, que inicialmente estaba prevista para el jueves 16 de mayo, fue postergada para el próximo 1 de agosto, a petición del equipo de defensa del ex presidente de la FIFA.

El expresidente de FIFA y Concacaf elaboró un documento que leyó al juez, donde relató toda la trama que montó para cometer el fraude y la obstrucción a la justicia, aprovechando los cargos directivos que ostentó en la Federación Nacional Autónoma de Fútbol de Honduras (Fenafuth),

La Confederación de Norteamérica, Centroamérica y el Caribe de Fútbol (Concacaf) y la Federación Internacional de Fútbol (Fifa).

De acuerdo a la información, una cúpula de tres dirigentes de la CONCACAF, entre éstos, Hawit, acordó recibir sobornos a cambios de otorgar derechos televisivos de juegos eliminatorios, la suma de medio millón de dólares.

En su relato:

“Recibí pagos de sobornos por cientos de miles de dólares de cuentas intermedias que eran manejadas por la persona que vivía en Florida. Los pagos se enviaron a cuentas bancarias en Honduras y Panamá. La mayoría de los pagos no se transfirieron directamente de Media World a mis cuentas, sino a través de otras compañías”, confesó Hawit.

Agregó que esos pagos no los recibió solo él, sino también otro funcionario de Fenafuth.
Además, en su escrito dijo que mientras fue presidente interino de Concacaf, un cómplice que vivía en Florida se contactó con él en Honduras por teléfono y correo electrónico.

“Esa persona me invitó a Argentina para reunirme con ejecutivos de una empresa de mercadeo deportivo. Los dos jefes de la Compañía Argentina de Marketing, nos invitaron a Uruguay, para continuar las discusiones. Fue cuando con otros dos oficiales de Concacaf acordamos con los ejecutivos que a cambio de cientos de miles de dólares en sobornos, usaríamos nuestras influencias para premios y derechos de marketing para los torneos de fútbol”, expuso el hondureño.

Tras ese viaje aseguró que recibió aproximadamente 200 mil dólares, dinero que le envió el otro implicado que vivía en Florida.