24 C
San Pedro Sula
martes, mayo 17, 2022

Corrupción, impunidad y diálogo

Debes leer

Francisco Javier Pineda

Con el correr del tiempo, virtudes y valores que en tiempos pasados fueron celosamente fomentados y vigilados en su práctica por la familia, la escuela y la misma sociedad, poco a poco se han ido deteriorando y trastocando, a tal grado ha llegado su degradación que hoy los vicios se han convertido en virtudes, la solidaridad en egoísmo, la honradez en risa sardónica, la justicia personificada en la DIOSA TEMIS con los ojos vendados, se ha convertido en la veleta que gira impulsada por el viento que le sopla su patrón, amo y señor. La política como ciencia y arte que permite gobernar científicamente a una nación, la han convertido en el arte de tramar urdimbres para llegar al poder, y desde el poder desgobernarla con sojuzgamiento, con acumulación de poderes para ruines propósitos y de espaldas vueltas a toda ética y a los caros intereses de la patria.

La ambición, que como una aspiración correcta, legitima, noble y necesaria para impulsar al ser humano a mejorar en todos los órdenes de su vida, enmarcada desde luego en la moral y la licitud, se ha cambiado por una pasión desordenada, inmoral e ilícita en un afán de obtener riqueza en el menor tiempo posible con el menor esfuerzo, con injuria sangrienta, no importando si para ello con buenas tragaderas haya que hacer negocios con el mismísimo diablo. A eso hemos llegado.

¿Existe alguna rendija moral o legal por donde pueda justificarse una ambición diabólica que conduzca a la obtención de riqueza producto de acciones ilícitas, que a costa del latrocinio que se la hace al Estado va dejando en su camino miseria, pobreza, llanto, dolor y muerte?¿ Se puede perdonar que miles de compatriotas hayan muerto y sigan muriendo solo porque en los hospitales públicos no se les dio ni se les da la atención debida, porque los recursos del Estado que pudieron servir para salvarlos de la muerte, fueron extraídos por los corruptos para satisfacer sus intereses pervertidos y diabólicos? Vuelvo a preguntar: ¿Se puede perdonar a aquellos corruptos que directamente o por interpósitas personas han saqueado los fondos públicos en detrimento de un pueblo que diariamente rumia su desgracia? Cobijados y amparados bajo el manto negro de la impunidad y, conociendo y convencidos de que nunca serán castigados de acuerdo al peso de los delitos cometidos, los corruptos continúan haciendo de Honduras el lugar privilegiado para la práctica de sus fechorías.

¿Vamos a dejar que esto siga sucediendo? ¿Los que hoy empuñamos la bandera de la indignación a través de la marcha de las antorchas, nos vamos a dejar envolver por el diálogo hipócrita que solo busca la impunidad de toda la corruptela con un borrón y cuenta nueva? Por enésima vez, lo vuelvo a decir, para mandar a la cárcel a los corruptos, para deducirles las responsabilidades del caso, no se necesita de diálogos “pirujos”, lo único que se necesita es de un enjuiciamiento que con arreglo a las leyes, un juez probo, interpretando la ley  y solo la ley pronuncie como vindicador del derecho, la ley y la justicia, la culpabilidad o inocencia del sometido a juicio. ¡Así de sencillo! Supongo que en el tan llevado y traído diálogo no podrá ser materia de discusión dialogizada, si los actos de corrupción cometidos en las diferentes instituciones del país, deben o no someterse a juicio, porque de hacerlo se estaría cometiendo una total y grandísima aberración, por cuanto la ley no se hizo para discutirla, ni para dialogizarla, sino para aplicarla. EN ESTE CASO EL DIALOGO SOLO ESTARIA ESTORBANDO LA APLICACIÓN DE LA LEY. QUE ES,X LO QUE ANDAN BUSCANDO LOS CORRUPTOS.
Franjapi1941@yahoo.com

Hoy en Cronómetro

error: Contenido Protegido