COPECO: Unas 23 mil familias agricultoras afectadas por falta de lluvias en el 2019

415
Familias agricultoras
Miles de familias sembraron aunque se les advirtió que no lo hicieran, según COPECO.

TEGUCIGALPA, HONDURAS. Al menos 23 mil familias agricultoras sufren por la falta de lluvias para sus siembras. Esto debido a lo poco que a llovido en territorio hondureño, según la Comisión de Permanente de Contingencias (COPECO).

En tal sentido, Francisco Argeñal, representante de COPECO, dijo que hay 23 mil familias que atender ya. Esto, debido a que están en situación de crisis alimentaria.

Además, indicó que se está trabajando con la Secretaría de Agricultura y Ganadería (SAG), la regional de COPECO y otras ON’G que trabajan en el campo para hacer la evaluación.

El funcionario ejemplificó que han tenido informes que en Jamastran, El Paraíso, hay algunas perdidas. De igual forma, se está trabajando en la cuantificación de las mismas, explicó.

También informó que a partir de la otra semana se estarán presentando los primeros resultados de esas evaluaciones que se están haciendo en el campo.

Al cuestionarle si esto no será una técnica del gobierno para declarar estado de emergencia y así gestionar fondos que desaparezcan de repente, Argeñal respondió que «eso es una cuestión administrativa. A nosotros como técnicos lo que nos preocupa es cómo van hacer con el impacto que tendrán las lluvias en la población y tratar de resolver eso para mitigar esos impactos».

Nivel de las Represas 

En cuanto al estado de las represas, específicamente la de Los Laureles, explicó que en 20 años, este es el único donde no se llenó con las primeras lluvias. Situación que Argeñal consideró algo atípico.

«Estas lluvia está dejando un nivel bastante bajo de las represas y eso es preocupante», recalcó. Al mismo tiempo, instó a realizar un mejor uso del agua.

Asimismo, se espera que con las lluvias de Septiembre y Octubre se recuperen las  represas, incluso, normalizar un poco los embalses también. De igual forma, estimó que se debe hacer una planificación ante la falta de lluvias.

Por tanto, eso ha causado que el suelo tenga poca humedad y el nivel de evaporación de la represa va ser bastante alto. Esto, durante esta temporada seca, la cual se espera para final de este año y principios del otro.

Argeñal manifestó que por los momentos se descarta una crisis por el bajo nivel del agua en la represa. Aseguró, que hay niveles suficientes como para dos meses. Él estima que con las lluvias de septiembre se resuelve el problema.