Copán Álvarez, un periodista deportivo de primer nivel

2555

ESTADOS UNIDOS. ¡Señoras y señores arrancó el partidoooo! Muchos se deleitaron con las narraciones de este periodista en los encuentros de Liga Nacional y Selección de Honduras durante sus largos trece años en Corporación Televicentro.

Pocas alegrías nos depara una actualidad marcada por las malas noticias económicas, políticas y sociales. Es complicado encontrar en las portadas de los periódicos una buena nueva, ni siquiera una noticia que nos haga esbozar una media sonrisa. El talentoso hondureño Copán Álvarez se ha ganado con sacrificio la admiración de muchos.

Todo esfuerzo tiene una recompensa, este dicho muy antiguo se adhiere perfecto a hombres como Copán, lleno de capacidad, coraje, valentía, poder mental acompañado por el espíritu de un verdadero triunfador, un hondureño que no encuentra barreras, ni profundides que le impidan lograr un objetivo. El reconocido cronista deportivo Copán Álvarez habilitó un poco de tiempo de su apretada agenda para compartir con Diario TIEMPO algunas de sus opiniones, conceptos e interioridades de su faceta laboral en Telemundo-NBC Deportes-, empresa situada en el país del norte.

[ot-caption title=»» url=»http://www.tiempo.hn/wp-content/uploads/2016/02/CU1tEiwUYAECiSx.jpg»]

Datos personales: Copán Galel Álvarez López de 42 años de edad, mi nombre se deriva de los mayas, exactamente del último cacique que peleó contra los españoles. Cuéntanos de tus orígenes: Nacido en Buenos Aires, Argentina pero soy hondureño. Mi mamá es de ese país y pues al final yo terminé creciendo allá porque mi papá trabajaba en ese entonces en Argentina, de pequeño pasé por varios países de suramérica y posteriormente llegué a vivir a Honduras en el año 1982.

¿Cuál es la mejor experiencia que recuerdas de la infancia?

¡Uuuh! Muchas cosas, tuve una niñez afortunada porque entre otras cosas viajé a varios países, estar con mis padres y abuelos siempre fue una satisfacción.

¿Cómo nació ese deseo por el medio deportivo?
Desde niño narraba, tenía unos muñequitos que eran los jugadores, ponía una alfombra como cancha y con las caseteras hacía los arcos jaja.

¿De adolescente fuiste travieso o llevaste una «vida loca»?

No llevé una vida loca pero si me divertí como todo joven, pienso que esa etapa debió haber sido más loca jaja, yo hice todo a su debido tiempo, travesuras hice un montón pero antes era bastante sano y lastimosamente ahora los hondureños no pueden hacer tantas cosas como antaño. En la parte amorosa no tuve muchas novias aunque jamás las he contado jaja.

¿Qué fue exactamente lo que estudiaste?

Pues me gustaba derecho pero finalmente me di cuenta que no era lo mío…peor ahora en Honduras donde la violencia acecha y todo era por compadrazgos, culminé la universidad allá y me desplacé a Argentina a estudiar periodismo deportivo, retornando a Honduras en 2002.

Muchos saben quien eres, pero deseamos escuchar con tus propias palabras ¿Cómo se define Copán Álvarez?

Como una buena persona, un buen amigo sabiendo que siempre se puede mejorar, alguien que le gusta compartir con la familia y allegados, no soy creído y espero nunca serlo, hay que remarcar también que uno no es «monedita de oro» para caerle bien a todos, hay quiénes que no le gusta como una relata o algo así, trato de ser afable y humilde siempre.

[ot-caption title=»» url=»http://www.tiempo.hn/wp-content/uploads/2016/02/B4qkVswCEAAwV4o.jpg»]

¿Cuál fue tu primer trabajo y qué hiciste con ese anhelado sueldo?

Mi trabajo formal fue dando clases de francés ya que viví en Francia como cuatro años, mi primer sueldo comparado con esta época creo fue de unos L. 2,000.00. Me pasé todo el billete en salidas, a comer con los amigos y como cualquier joven me bebía unas cuatro cervezas nada más jeje, es de resaltar que no soy un bebedor obsesivo.

¿Cómo llegaste a Corporación Televicentro?

Estaba algo «cipote» y empecé a buscar trabajo, la propuesta de TVC fue la que más me llamó la atención, pensé que era el lugar adecuado para desarrollarme y no me equivoqué al tomar la decisión, en el 2002 fui entrevistado por Salvador pero él fue claro al decirme que no decidía quién se quedaba trabajando o no, pues entré por medio de la gerencia general a través de Rafael Villeda y a los meses comencé a laborar. A los nuevos siempre le dije que ahora «Salvatore» es un «pan de Dios», antes era bien complicado y más estricto; si eras medio débil de carácter podías renunciar, ahora el hombres es más tranquilo ¿Llegar a la dirección de deportes en Televicentro fue uno de tus retos?