PARAGUAY.- El club 2 de Mayo tiene una guardiana que cuando se incorporó el técnico Carlos Jara Saguier a tomar el timón del equipo, ella pasó a convertirse en su “asistente”.

Tesapara acompaña al equipo dentro y fuera de la cancha.

Su nombre es Tesapara, toda la hinchada del “Gallo” norteño la conoce y la respeta. En el primer día de Jara Saguier en el club, ella ya lo eligió como su amo.

Fue amor a primer bocado

“Le invité un pedazo de empanada y desde ese día, cada vez que llego para trabajar, ella me recibe y ya no se despega de mí”, contó el técnico a un medio internacional.

Tesapara tiene al menos 10 años y es la guardiana del club, vive ahí. Cuando los portones se cierran es fiera, de día es amigable, muy accesible.

No se despega del técnico, desde que llegó lo acompaña en la cancha, en los pasillos, en la oficina: “Cuando se pega a mí, no quiere que nadie le quite de mi lado. Ahí está, es mi compañera en el 2 de Mayo, ya nos acostumbramos”, contó Saguier.

Su nombre

Tesapara es el nombre que le pusieron por el color cambiante de sus ojos. A la mañana son de color celeste.

Según relata el técnico sus ojos cambian de color.

Cuando el entrenador llegó al club, creyó que era ciega, porque son raros sus ojos, pero a la tarde-noche se empieza a abrir su retina, aparece el iris y cambia de color.

¡Hermosa y disciplinada!

Cuando hacen estiramientos ella se acuesta y trata de imitar los movimientos. Para ella ya es como una costumbre ver a los jugadores trabajar. Por los años que tiene. Ya conoció muchos cuerpos técnicos y muchos planteles.

TRABAJO FÍSICO. Tesapara no se pierde el entrenamiento, se suma a la actividad física imitando los movimientos de los jugadores.

Una compañera más

“Ella comprende los estados de ánimo. Cuando en el pasillo hay alegría y celebración por el resultado de un partido, ella también festeja con los muchachos. Capta la vibra, la energía” dijo el profe.

Tesapara, en pleno partido, respetando el área técnica, al lado del técnico.

El técnico tiene una mascota en su hogar

El técnico Jara Saguier relató que en su casa tiene un perro de mascota, al que también le malcría. “Tengo un perro malcriado también en casa, es cachorrito aún. Es uno más de la familia”, cerró.