BARCELONA — El partido de Liga entre el Girona y el FC Barcelona que debe disputarse el 27 de enero de 2019 se trasladará a Estados Unidos y se jugará en el Hard Rock Stadium de Miami. De acuerdo con lo publicado por L’Esportiu y el Diari de Girona, fue confirmado por una fuente del propio club, ya se comenzó a tratar toda la organización de dicho encuentro en Miami.

La patronal confía en acercar posturas con los futbolistas, que amenazaron con ir a la huelga, y desbloquear una situación que reconoció “incómoda” a través de una persona cercana a la organización de los clubes y que “será beneficiosa” para todas las partes, además de significar una catapulta para la popularidad del futbol español en Estados Unidos.

El Girona-Barça se disputará ese 27 de enero de 2019 a las 14:45 h de Florida (20.45h en España) y el Girona será recompensado por una cifra aproximada de 4.5 millones de dólares por parte de la Liga, que además cederá 1,500 plazas de avión gratuitas para los abonados del club, que se desplazarán y regresarán inmediatamente después del choque en un viaje sin pernoctación en Miami.

El Girona, que tiene 9,000 abonados, deberá, llegado el caso, sortear este desplazamiento. En caso de superar la demanda a la oferta pretende llegar a algún acuerdo puntual con una compañía aérea para ofrecer más viajes a bajo precio. Los 1,500 aficionados que viajen tendrán también la opción de regresar un día después a España con un pago de 720 dólares.

Igualmente, a los aficionados que vayan a ver el partido en Barcelona el Girona les reembolsará el 20 por ciento del coste de su abono. Que será del 40 por ciento para quienes no viajen ni a Miami en enero ni a Barcelona dentro de tres semanas.

ACUERDOS

A pesar de que la Asociación de Futbolistas Españoles amenazó con realizar una huelga y mostró su “desagrado” por los planes de la Liga. Esto sin haberles consultado, la organización dirigida por Javier Tebas está convencida de llevar adelante el plan previo acuerdo con los futbolistas.

Después de la sorpresa inicial por el anuncio de LaLiga de su acuerdo por 15 años para llevar un partido por temporada a Estados Unidos. Las reacciones fueron variadas y aunque la organización Aficiones Unidas, que representa a los fanáticos en España. También se mostró contraria y aseguró que se había “faltado el respeto a los aficionados”. El consejero delegado del Huesca, José Antonio Martín Otin ofreció personalmente al club aragonés para jugar como local en tierras americanas.