Tegucigalpa. La Conferencia Episcopal de Honduras, envió un mensaje de reflexión, ánimo y exhortación para varios sectores de la sociedad  nacional, en los que reflexiona en  varios temas de interés espiritual, moral, social y hasta político.

Al respecto, la Conferencia Episcopal, señalo lo siguiente:

“Damos gracias porque su amor nos llama a ser su pueblo, su Iglesia, en cada territorio y nos envía a cada obispo”.

Relacionado: Ambiente navideño en la capital previo a “Noche Buena”

“Este año, desde Trujillo, que fue la primera diócesis en territorio hondureño.

Hacemos llegar esos deseos a todos los que celebramos con gozo el nacimiento del Señor y a los que anhelan paz y felicidad auténticas”.

De igual forma, recordaron el verdadero motivo de estas fechas decembrinas:

“Ahora, reconocemos en Belén, en un pesebre, esa viga maestra que sostiene la Iglesia y la historia”.

Agradecimiento

También, se agradeció al dador de la vida por su obra:

“Damos gracias por la entrañable misericordia de nuestro Dios y pedimos nos enseñe, como a María y como a José.

A dar nuestro sí confiado y alegre al proyecto de aquel que es Dios-con-nosotros”.

De Belén hacia Nazaret

También, la Conferencia Episcopal dejo en claro sus deseos para el siguiente año.

“En el ya  próximo 2017, queremos insistir en cómo esa contemplación nos pone en un camino que va de Belén a Nazaret.

El misterio de Belén nos lleva al secreto de Nazaret, lleno de perfume de familia, como el papa Francisco nos recuerda en Amoris Laetitia (65).

Esta Exhortación Apostólica marcará nuestra tarea pastoral       a lo largo del año, como un eje transversal que da unidad a nuestro camino y a nuestro servicio pastoral”.

“Desde el primer día del año, el perfume de familia que percibimos en Nazaret nos hace conscientes de que:

“La familia es el espacio indispensable en el que los cónyuges, padres e hijos, hermanos y hermanas aprenden a comunicarse y a cuidarse unos a otros”.

“De un modo desinteresado y donde los desacuerdos o incluso los conflictos deben ser superados no con la fuerza sino con el diálogo.

El respeto, la búsqueda del bien del otro la misericordia y el perdón”. Asimismo, la Conferencia Episcopal lamento hechos como la violencia doméstica.

“Lamentamos que en nuestras familias la violencia doméstica sea todavía una dolorosa realidad que debemos afrontar con firmeza”.

“Renovado compromiso para erradicar esa violencia más general que padecemos en Honduras y para dar espacio a actitudes activas de no violencia”.

Conferencia Episcopal
La violencia domestica es uno de los temas que la Conferencia Episcopal tomo

Emigrantes

También, esta organización, expuso un ejemplo claro que se vive en el Honduras en este momento:

“El camino de Belén a Nazaret comienza para la Sagrada Familia con una fuga a Egipto en la que Jesús participa en el dolor de su pueblo exiliado, perseguido, y humillado”.

“El  mismo dolor que viven tantos hermanos nuestros forzados a emigrar, expuestos a explotación y violencia en el camino.

Mal pagados en su destino y criminalizados por la prepotencia de quienes se aprovechan de su sudor”.

Le puede interesar: Publica en Facebook dónde encontrar sus regalos de Navidad justo antes de suicidarse

De esta manera, aprovecho a mandarles un mensaje de ánimo a estas personas:

“A ellos, especialmente, a los niños y adolescentes, “emigrantes menores de edad, vulnerables y sin voz”, no solo queremos recordarlos junto a sus familias en estos días sino que nos comprometemos a reforzar  la Pastoral de la Movilidad Humana en cada una de nuestras diócesis para que les llegue el cariño y la cercanía de toda la comunidad”.

Conferencia Episcopal
amar el trabajo también es un mensaje para todos

Amar el trabajo

Igualmente, la Conferencia Episcopal, exhorto a todos a hacer de la mejor manera las cosas.

“Servir amando en el trabajo de cada día, en el silencio, en las tareas sencillas y llenas de ternura que, como decíamos también al finalizar el Jubileo de la Misericordia, nos llevan  a “cuidar más nuestras actitudes y destrezas de acogida, de escucha, de perdón para acompañar, discernir e integrar la debilidad de cada situación, de cada realidad familiar donde la vida crece”.

“Somos conscientes de la gran diversidad de realidades familiares que se dan entre nosotros”.

La familia

Un mensaje para la familia también se conoció a través del escrito de la Conferencia Episcopal.