Conferencia Episcopal: Con 20 % de feligreses se celebrarán eucaristías

308
Conferencia Episcopal
A partir de mañana lunes, 1 de junio, se reactivan las actividades religiosas en las iglesias católicas del país, según la Conferencia Episcopal.

TEGUCIGALPA, HONDURAS.  Con una afluencia del 20 % de feligreses se celebrarán las actividades religiosas como eucaristias en templos religiosos a partir de mañana 1 de junio, según establece el protocolo que la Conferencia Episcopal de Honduras anunció este domingo.

De acuerdo con lo expuesto por los líderes católicos, el porcentaje de feligreses que propusieron, dependerá de la capacidad de cada templo. Además, la cifra aumentará progresivamente, según avancen los diálogos que mantienen con las autoridades competentes.

Es oportuno recordar que debido a la emergencia sanitaria que se vive en el país, tanto templos católicos como evangélicos cerraron sus puertas como una medida de prevención para evitar la propagación de la COVID-19. Pero, a medida que se reactivan otros sectores económicos, la feligresía a nivel nacional también reanudará actividades.

Lea también: Iglesias católicas de Olancho abren para oficiar misas a partir del lunes

Las medidas

De acuerdo a lo expuesto por la Conferencia Epíscopal, habrá señalización de los lugares litúrgicos. Ahí se contará con servidores capacitados que coordinen y orienten a los fieles, desde su ingreso al templo hasta ubicarlos en las bancas.

También serán señalizados los lugares de desinfección; podría ser una pileta o una alfombra húmeda, con agua y cloro o con otra sustancia química recomendada por los expertos. También se puede poner dispensadores de gel.

Para el momento de la comulgación, deberán respetarse los dos metros de distancia, aseguró la Conferencia Episcopal.

En cuanto a los objetos que pueden ingresar los feligreses a los templos, la organización religiosa detalló los siguiente:

    1. Mascarillas, por alguna necesidad no prevista;
    2. Bomba para fumigar llantas de carro;
    3. Pileta de desinfección en la puerta de entrada del templo;
    4. Gel antibacterial con base de alcohol de 70%;
    5. Laser para medir temperatura;
    6. Sillas para el templo. Si se puede coordinar el uso de sillas personales mejor, ya que el uso de bancas puede dar lugar a desplazamientos que rompan los espacios establecidos, sino es posible, marcar el lugar en la banca donde los fieles deben sentarse;
    7. Un depósito o canasta para la colecta; y
    8. Un basurero por si lo ameritara una rotura de mascarilla.

Sobre el acceso a los estacionamientos, la iglesia católica indicó que los vehículos serán desinfectados con bombas de fumigación al ingresar.

Se suprime el uso de agua bendita

Por otro lado, los líderes religiosos informaron que se suspenderá el uso de agua bendita durante las actividades religiosas. Asimismo, se suprime el saludo de la paz, según la norma de la Congregación del Culto Divino en tiempos pandemia, evitando el contacto directo.

Además, no se permitirá tocar ni besar las imágenes sagradas y las ofrenda de los fieles se realizarán al terminar la celebración, colocándola en las alcancías que se ubicarán a la salida de los templos.

Para la animación de la celebración, se recomienda que haya un solo cantor o músico que cante manteniendo su mascarilla, y no habrá hojas de cantos ni se distribuirá otro tipo de hojas parroquiales.

Sobre los sacerdotes

El sacerdote celebrante y sus ayudantes, antes de la distribución de la sagrada comunión, deberán desinfectarse las manos y colocarse la mascarilla.

Dicho sacramento se hará por el pasillo central, guardando la distancia de los dos metros, siguiendo la señalización que se habrá colocado.

En las parroquias donde el sacerdote es un adulto mayor, se deben establecer ministros extraordinarios de la distribución de la sagrada comunión, para que sean ellos los encargados de dar la comunión a los fieles.

Disposiciones para los demás sacramentos

Para la celebración de la penitencia es obligatorio el uso de la mascarilla. Se debe evitar la aglomeración de personas, manteniendo el distanciamiento requerido. En lo posible, celebrar el Sacramento en un ambiente amplio y ventilado, asegurando la confidencialidad.

Unción de los Enfermos:  Se deberá usar el rito breve. Los sacerdotes ancianos no deben administrar este sacramento. Para el caso de pacientes con Covid—19, obsérvense las indicaciones de protección indicadas por las autoridades sanitarias.

Atención pastoral: Para la atención pastoral de los enfermos, habitantes en asilos, los ancianos solitarios y los moribundos, se deben seguir las normas sanitarias establecidas.

Rito de Exequias: Se seguirán los mismos criterios de la misa dominical. Sin embargo, se deben evitar los gestos de afecto que implican contacto personal y la importancia de mantener la distancia de seguridad.