Condenan a hombre por ahorcar y quemar a joven que conoció en redes sociales

479
Hombre
Presionado por los familiares de la joven el hombre decidió huir a los Estados Unidos.

ATLÁNTIDA, HONDURAS. A 18 años de prisión condenaron a un hombre que ahorcó y quemó a una joven que conoció a través de redes sociales, hecho ocurrido el 14 de marzo del 2018 en la aldea Cefalú, jurisdicción del municipio de Jutiapa, Atlántida.

Se trata de Raúl Bonilla Dormes a quien se le acusó por el delito de asesinato en perjuicio de Sandra Gricell Cardoza Cardoza.

Cabe señalar que la sentencia condenatoria anterior la obtuvo la Fiscalía Regional del Litoral Atlántico de Delitos Contra la Vida.

Según la relación de hechos, Oscar Raúl Bonilla Dormes conoció mediante Facebook a Sandra Gricell Cardoza. La joven residía en la aldea Descombros, siempre en Jutiapa.

En ese sentido, la DPI y la Fiscalía de Delitos Contra la Vida establecieron que entre las comunicaciones de Oscar Raúl Bonilla se encontró que él le pidió a Sandra que le proporcionara el número de teléfono para seguir comunicándose por otras redes sociales.

Le puede interesar: SPS: afuera de pulpería matan a hombre en la 27 calle

A la petición anterior, la joven accedió y ambos continuaron la comunicación. Lo anterior, llegó hasta el punto que acordaron verse personalmente el 14 de marzo del 2018 en aldea de Cefalú. En dicha comunidad se ubica el lugar de residencia de Bonilla Dormes.

Llegó el día pactado y la joven realizó una llamada vía telefónica al imputado. Ahí le decía que podría verlo después del mediodía debido a que durante la mañana tenía que estar pendiente de sus hijos que iban a la escuela.

El hombre sostuvo relaciones sexuales con la joven

De ese modo, quedaron de verse a la 1:30 en un lugar llamado El Copante, en la aldea de Cefalú. Hasta allí llegó la joven Sandra Gricell y se encontró con Bonilla. Los dos caminaron por un sendero que está a la orilla del río de ese lugar.

Después, el imputado colocó una manta en el suelo y sostuvo relaciones sexuales con la mujer. Posteriormente, según la relación de los hechos, el hombre tomó un lazo e intentó ponérselo en el cuello. Sin embargo, ella no se lo permitió.

No obstante, el imputado mediante amenazas logró ponerle el lazo en el cuello y luego la colgarla de un árbol hasta que murió. Asimismo, el agresor regó combustible en el cuerpo de la mujer y procedió a encenderlo.

Igualmente, con un machete que andaba empezó a desmembrar a la ofendida en sus partes superiores e inferiores. Luego, colocó cada una de sus partes en sacos y las trasladó hasta un lugar de la propiedad de su papá.

Ya en el terreno de su padre, Oscar Bonilla, con pala y piocha, cavó un hoyo y enterró los restos de la mujer. Acto seguido, el hombre abandonó el lugar al día siguiente de que cometió el dantesco crimen.

Decidió presentarse a la DPI y MP

Óscar Raúl Bonilla presionado por la familia de la víctima, huyó del país con destino a los Estados Unidos. Pero en México decidió presentarse ante las autoridades migratorias para ser deportado.

Una vez en Honduras, habló con los familiares de lo que pasó y decidió presentarse ante la DPI y el Ministerio Público. Lo anterior, para someterse al proceso judicial pertinente por el delito de asesinato.