CONADEH: Ya no se protege la unidad familiar; no hay interés por la juventud

602
CONADEH
El ombudsman señaló que las decisiones que se han tomado colocan a la juventud en una situación de vulnerabilidad agravada.

TEGUCIGALPA, HONDURAS. El Comisionado Nacional de los Derechos Humanos de Honduras (Conadeh) Roberto Herrera Cáceres, manifestó que es lamentable que ya no se protejan los derechos a la unidad familiar, así como el interés por los niños y jóvenes.

En ese sentido, el ombudsman señaló que las decisiones que se han tomado colocan a la juventud en una situación de vulnerabilidad agravada. Según Cáceres, se permite que los jóvenes se conviertan en víctimas de trata de personas, explotación y violencia. Asimismo, se les expone a daños psicológicos y emocionales.

«Hemos tenido a lo largo de la historia de la migración y particularmente en este siglo, numerosas migraciones forzadas que han implicado desintegración familiar», señaló.

Lea también: CONADEH: Honduras registra más de 79 mil muertes violentas durante los últimos 17 años

«Todo niño tiene el derecho a gozar del respeto a su dignidad»

Respecto al tema, también indicó que los derechos humanos se violentan a diario en el país, como ser interés superior del niño y el derecho a vivir dentro de una familia funcional.

Además, el comisionado señaló que todos esos problemas se suman a la pobreza. Recalcó que es por eso que las personas se ven obligadas a abandonar el país en busca de oportunidades.

«Todo niño o niña tiene el derecho a gozar del respeto a su dignidad y asegurar las mejores condiciones. Esto no debe implicar ningún trastorno físico ni emocional ni psicológico. Tampoco que tenga impacto negativo en su desarrollo», indicó.

Por otro lado, Herrera manifestó que otro problema es que los niños que migran son separados de la compañía de sus padres al llegar al país de destino.

Recordó que en julio de 2018, el Conadeh y otras cuatro Instituciones Nacionales de Derechos Humanos (INDH) de América, solicitaron a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), que se apliquen medidas cautelares. Esto, para interrumpir la práctica de separar a los niños, niñas y adolescentes emigrantes de sus familiares.