CONADEH clama ayuda nacional e internacional para combatir efectos de la sequía

254

TEGUCIGALPA. El Comisionado Nacional de los Derechos Humanos (Conadeh) Roberto Herrera Cáceres, exhortó hoy a la comunidad internacional a velar por las personas afectadas por la sequía al tiempo que recomendó a los miembros del Consejo Centroamericano de Procuradores de Derechos Humanos (CCPDH) del istmo para que se convoque a una cumbre y examinar la crisis alimentaria de la región.

El comisionado considera que urge implementar políticas y  medidas económicas que garanticen el acceso a una alimentación adecuada de forma permanente para asegurar un estado de bienestar y desarrollo sostenible.

“Urgimos la adopción de medidas inmediatas de impacto duradero asociadas a las condiciones de vida de la población, incluyendo la seguridad alimentaria de los sectores más necesitados”, indicó.

Agregó que la recurrencia y gravedad creciente del cambio climático y su impacto sobre las condiciones de vida, obliga al gobierno a ejecutar planes de acción para atender la situación urgente de carestía de alimentos y recuperar la capacidad de producción.

Declaró que el acceso a los alimentos es cada vez más crítico por los altos precios, la escasez y otras dificultades que impiden el goce de este derecho, como consecuencia del cambio climático, la ausencia de políticas preventivas eficaces, el desempleo y los bajos salarios, entre otros factores.

Explicó que el corredor seco ha sido afectado por la sequía con importantes pérdidas agrícolas y pecuarias que inciden sustancialmente en la vida y la salud de las comunidades locales y en la seguridad alimentaria del pueblo.

“Al igual que lo hicimos en el 2014, nuevamente hacemos un llamado a las diferentes organizaciones y a la cooperación internacional para que se acerque a la población afectada por la sequía”, dijo.

El “fenómeno de “El niño” afecta drásticamente los departamentos del corredor seco ,  impactando sobre la producción de granos básicos. Durante el 2014, unas 76,712 familias de pequeños productores fueron afectados por el fenómeno de la sequía, de los cuales 37,131 eran productores de maíz, 14,075 de frijol y 25,506 de maicillo.

Herrera Cáceres considera que si bien se tiene que dar prioridad a la atención humanitaria  de las personas afectadas y que están desprovistos de alimentos, también es necesario capacitarlos en materia de reservorios de agua y cultivos que sean resistentes a las altas temperaturas.

Visión de Estado

Cáceres amplió que la sequía, que se vive en varias regiones del país, no está aislada del tema de la protección de las fuentes de agua  por lo que en su opinión el tema debe de verse con visión de Estado.

“Esto tenemos que relacionarlo con el problema de los incendios forestales, de los gorgojos  en los pinos y con la protección de nuestros bosques” indicó.

El ombudsman hondureño destacó la importancia de la prevención ya que la misma está vinculada con la protección del ser humano.

“El Estado de Honduras tiene que volverse en un Estado de prevención en violencia, en salud e inclusive en problemas naturales, porque lo que lo importa es la dignidad y la vida de las personas” precisó.

Crisis alimentaria regional

“Llamamos a todos los procuradores de derechos humanos de Centro América, en especial del corredor seco centroamericano, para alertar sobre la crítica situación alimentaria que se estaba viviendo en ese momento en la zona”.

En septiembre del 2014, los miembros del Consejo Centroamericano de Procuradores de Derechos Humanos (CCPDH) recomendaron a los gobiernos de la región la realización de una cumbre para examinar la crisis alimentaria y el riesgo agro-climático.

Además, para que se adopten lineamientos de acción local y regional a corto, mediano y largo plazo, para lograr soluciones efectivas que cumplan con los derechos humanos a la vida, salud y desarrollo; y que contribuyan también a la adaptación del cambio climático.