Comunidad LGBTI de Honduras celebra y exige respeto a sus derechos

295
Comunidad LGBTI de Honduras
La resolución de la CIDH abarca a los 20 países y estados miembros del organismo que reconocen la competencia contenciosa de la corte, incluida Honduras.

Tegucigalpa, Honduras. La comunidad LGBTI de Honduras celebra el triunfo en Costa Rica pero autoridades del Gobierno y la Iglesia se mantienen firmes en su decisión de no aprobar los matrimonios entre personas del mismo sexo.

A raíz de una consulta del presidente de Costa Rica, Guillermo Solís, la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) ordenó a ese país garantizar a las parejas del mismo sexo todos los derechos.

La CIDH aprobó el martes a los costarricenses los matrimonios entre personas del mismo sexo tras la petición en marzo del 2017. En sus conclusiones, el organismo indicó que “el Estado debe reconocer y garantizar todos los derechos que se derivan de un vínculo familiar entre personas del mismo sexo”.

Por lo que se debe aplicar el matrimonio “sin discriminación con respecto a las que están constituidas por parejas heterosexuales”.

La resolución de la CIDH abarca a los 20 países y estados miembros del organismo que reconocen la competencia contenciosa de la corte, incluida Honduras.

«Para ello, podría ser necesario que los estados modifiquen las figuras existentes a través de medidas legislativas, judiciales o administrativas para ampliarlas a las parejas constituidas por personas del mismo sexo”, detalla.

“Los estados que tuviesen dificultades institucionales para adecuar las figuras existentes, transitoriamente, y en tanto de buena fe impulsen esas reformas, tienen de la misma manera el deber de garantizar a las parejas constituidas por personas del mismo sexo, igualdad y paridad de derechos respecto de las de distinto sexo, sin discriminación alguna», establece.

Reacciones en Honduras

En ese sentido, el vicepresidente del Congreso Nacional, Antonio Rivera Callejas, manifestó que el matrimonio entre personas del mismo sexo está prohibido por la Constitución de la República.

También, advirtió que la resolución de la CIDH, emitida en las últimas horas no es vinculante. Aunque el tema se puede discutir en el seno de la Cámara.

Rivera Callejas recordó que la Constitución de la República en su artículo 111 se refiere a los derechos sociales. Por lo que establece que la familia, el matrimonio, la maternidad y la infancia, están bajo la protección del Estado.

Mientras tanto, en el cuarto párrafo del artículo 112, dicta que se prohíbe el matrimonio y la unión de hecho entre personas del mismo sexo. El siguiente párrafo, cita que los matrimonios o uniones de hecho entre personas del mismo sexo celebrados o reconocidos por otros países, no tendrán validez en Honduras.

Por su parte, Osman Cárcamo, jefe de comunicaciones de la asociación LGBTI (Lesbianas, Gays, Bisexuales, Transgéneros e Intersexuales) expresó que celebran la aprobación en Costa Rica.

“Celebramos desde Honduras que se reconozcan el derecho al matrimonio igualitario ya que es un derecho escrito en la declaración universal de los derechos humanos”, comentó.

“El reconocimiento a decidir su identidad de género es un momento donde un país democrático ha llegado a la inclusión de todos los grupos que se encuentran en vulnerabilidad. Reconocerlos como parte del núcleo de la sociedad ha sido y será el mayor logro de cada Estado”, sostuvo.

Cárcamo añadió que “creemos que debemos trabajar aquí en Honduras por una Ley de igualdad, equidad e identidad de género”.

Además, dijo que para las autoridades gubernamentales no es momento de tocar el matrimonio entre personas del mismo sexo. “En Honduras por los momentos no es un punto de agenda”.

Oposición 

Sin embargo, el pastor del Ministerio La Cosecha, Germán García, opinó que aprobar el casamiento gay iría en contra de los estatutos establecidos por Dios.

“No puede ser que personas del mismo sexo se casen. Dios dejó a mujeres y hombres como parejas. Es preocupante lo que está pasando en el mundo”, indicó.

“El Estado tiene la obligación de defender y preservar el modelo de la familia natural y el matrimonio para asegurar la continuidad de la especie”, aseveró.

Entre tanto, el líder religioso argumentó que de aprobar en el país las bodas entre personas del mismo sexo habrán consecuencias para el pueblo.

“No puede ser que un niño pequeño esté viendo a dos hombres o dos mujeres besándose. No podemos fomentar y permitir que los menores crezcan con un trauma por esas acciones”, puntualizó.