Una computadora especial para ciegos abriría nuevo mundo

196
ciegos
Pese a que solo ve parcialmente de un ojo Frances Álvarez quiere seguir superándose.

Desde que Frances Álvarez comenzó a asistir al Spinal Cord Living-Assistance Development (SCLAD).

Una organización caritativa que ayuda a personas de bajos recursos con impedimentos físicos, ubicada en el este de Hialeah.

El personal de la institución notó que se trataba de una clienta diferente. Su buen humor y su determinación para salir adelante llamaron la atención desde el primer momento.

La joven de 25 años, residente en North Miami Beach, comenzó a perder la visión desde que se le detectó un tumor cerebral a los 10 años de edad.

Que no pudo ser extirpado en su totalidad, y que a la postre le afectó la locomoción.

Pero eso no impidió que Frances se graduara de High School ni que se involucrara en diferentes actividades de la comunidad. Hoy solo ve parcialmente con el ojo derecho.

“De lo que recibo no me sobra nada. Pero insisto en trabajar para ganar dinero y seguir adelante”, afirmó Frances, nacida en Mayagüez, Puerto Rico. “Si no pudiera ser enfermera, estoy abierta a otro tipo de trabajo. Todo está en intentarlo”.

CUMPLE UN DESEO. HAZ LA DIFERENCIA.

Cómo ayudar: WishBook está tratando de ayudar a esta familia y a cientos de personas con necesidades este año. Para donar, puede hacerlo de manera segura en: MiamiHerald.com/wishbook.

 Andrés Álvarez, padre de Frances, hace solo unos días consiguió trabajo como chef en un restaurante de Boca Ratón. Dijo que su salario no le permite complacer a su hija.
“Como familia de bajos recursos no podemos gastar dinero en el equipo que necesita. Es demasiado costoso”, dijo Álvarez. “Ella nunca pide ayuda. Pero en este caso sí la necesita”.

Gloria Cálix, la madrastra de Frances, trabaja en un Burger King. Apuntó que si su hija tuviera la computadora le serviría de mucha ayuda.

Angelina Rodríguez, directora de programas de SCLAD

“Ella apenas puede ver”, agregó Cálix, quien crió a la muchacha desde antes de que se le detectara el tumor. “He estado con ella en las buenas y en las malas. Gracias a Dios siempre ha podido superar las crisis. Ojalá se le cumpla su deseo”.

La inquietud de Frances llegó hasta oídos de la trabajadora social de SCLAD, Adriana Sarcos, quien le presentó el caso a Angelina Rodríguez, directora de programas de la organización.

Rodríguez se puso en contacto con el Wish Book de el Nuevo Herald con el fin de recavar ayuda de sus lectores.

“Frances está llena de esperanzas. Su espíritu positivo y su sentido del humor la mantienen en pie, algo admirable en una persona con impedimentos. Por eso pensé que era una candidata ideal para el Wish Book”, expresó Rodríguez. “Si lograra obtener la computadora que necesita, se le abriría un mundo de posibilidades como a cualquier otra persona de su edad”.

Por su parte, Sarcos, señaló que con frecuencia muchos de sus clientes padecen de depresión y se niegan a aceptar las discapacidades. Pero el caso de Frances es todo lo contrario.

FRANCES JAMÁS SE COMPORTA COMO UNA VÍCTIMA. SU VIDA TRANSCURRE DE MANERA NATURAL. ES ADMIRABLE SU ACTITUD

Adriana Sarcos, trabajadora social de SCLAD

“Frances jamás se comporta como una víctima. Su vida transcurre de manera natural. Es admirable su actitud”, dijo Sarcos.

Frances nunca se aburre. Cuando no practica remo en el programa para discapacitados del Miami Beach Rowing Club, se va hasta el Homestead Air Reserve Park a montar bicicleta de mano.

“He participado en más de cinco competencias. Pero desde que me operaron la mano derecha preferí tomarme un descanso”, comentó la joven que, cuando su salud se lo permite, trabaja como voluntaria en el Nicklaus Children’s Hospital (Miami Children’s Hospital), donde juega con los niños o sirve de paciente en las simulaciones para casos de desastre.

CIEGOS

“Siempre trato de hacer las cosas que están a mi alcance y cuando no puedo trato de encontrar la manera de lograrlo porque si no lo intento nunca sabré de lo que puedo ser capaz”, dijo Frances. “Yo soy como Dory, la pecesita de la película Finding Nemo, que siempre dice: ‘Sigue nadando…’, aunque resulte difícil. No podemos dejarnos vencer”.