Comportamiento de políticos se refleja en los estadios: Psiquiatra

176
Clase política
A juicio de Javier Uclés, "Los hondureños se destruyen a ellos mismos".

TEGUCIGALPA, HONDURAS. El comportamiento de la clase política fue la reflejada el pasado sábado en el Estadio Nacional de Honduras, según el médico psiquiatra Javier Uclés.

«Los hondureños se destruyen a ellos mismos», declaró el especialista en la mente humana, refiriéndose a el suceso que dejó cuatro personas muertas y decenas de heridos en las afueras del coloso de Tegucigalpa antes del partido Olimpia-Motagua.

En ese sentido, Uclés señaló que la desintegración familiar, consumo de alcohol y drogas, comportamiento energúmeno de la Policía hacia la ciudadanía y el comportamiento de los políticos es el mismo que se observa en las barras de los equipos mayoritarios.

«Los niveles (de violencia) han aumentado notablemente. Es un problema de país donde todo lo resolvemos con así. Ya perdimos la capacidad de hablar», criticó el especialista. Seguidamente, dijo que los mimo sucede en la política, «y el Congreso se convirtió en el mejor ejemplo. No hay agrado, simpatía o respeto», puntualizó.

Lea también: Liga Nacional: «todos somos responsables de los actos violentos ocurridos el sábado»

Uclés: “Hay mucho fanatismo en el deporte y en política”

Por otro lado, Uclés lamentó que los directivos deportivos no se comporten correctamente. Dijo que entre los entrenadores y los jugadores ocurre lo mismo debido a que «hay mucho fanatismo».

«Somos una sociedad donde prevalece lo negativo. Lo positivo desaparece y esto hace hay mucha más depresión y consumo de drogas. Casi todas las familias tiene un pariente drogadicto», indicó Uclés.

En relación a los vídeos donde aparecen hinchas del CD. Motagua dando muerte a dos aficionados merengues, señaló que los hondureños se convirtieron en espectadores de un partido de fútbol, sino de un acto de delincuentes en la calle.

Para finalizar, reiteró que la violencia es una epidemia, y que no se hace nada al respecto es porque «nos hemos olvidado de Dios».