Los lencas, entre el olvido y la miseria: no hay agua, cultivos, y tampoco buenos caminos

622

LA ESPERANZA, INTIBUCÁ, HONDURAS. Los problemas abismales que sufren los lencas no acaban con la gallardía de un pueblo que no se deja someter a pesar de los azotes de una pandemia o de fenómenos climáticos como Iota y Eta, ya que comúnmente, según testimonios, una sonrisa se dibuja en sus rostros, incluso en tiempos de calamidad.

Una investigación de Geólogos del Mundo considera que los lencas constituyen el pueblo originario más numeroso de Honduras. Actualmente sus tribus se distribuyen en los departamentos de Lempira, Intibucá y La Paz en Honduras. Por otro lado, en El Salvador se ubican en los departamentos de Usulután, San Miguel, Morazán y La Unión.

Diario Tiempo Digital obtuvo información y pruebas gráficas, brindadas por un poblador de Intibucá, quien ha dado apoyo a los lencas y conoce de cerca las carencias que sufren sus poblados.

Carreteras

Actualmente los caminos están «mejor», porque los han reparado un poco, comentó la persona entrevistada. No obstante, reveló que debido al estado de una parte específica de un trayecto, un accidente ocurrió con un bus, y aunque no hubo muertos, expresó que algunas personas quedaron heridas, eso sucedió en Togopala, de acuerdo al testimonio brindado. Aclaró que esos poblados están ubicados en extensiones que de La Esperanza conducen a San Francisco de Opalaca.

Agregó que hay otras comunidades que se llaman Río Colorado, Las Mercedes Belén, y sus caminos «están muy malos», pero están reparando porque hay cafetaleros, expuso.

También puede observar otro video.

 

Acceso a los alimentos

Dijo que muchas personas se fueron a otros departamentos a cortar café para poder generar ingresos económicos, ya que ellos dependían de los cultivos, pero se perdieron por los derrumbes y las lluvias suscitadas durante Iota y Eta.

Agua potable

Luego de estar más de un mes sin agua, hicieron con costales una caja provisional para poder tener el líquido potable, aunque debido a las recientes lluvias, nuevamente se quedaron sin su acceso, puntualizó la persona entrevistada. Entonces, ellos deben trasladar el agua en botellones, cuando no llega hasta las casas.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Destrucción por Iota y Eta

Explicó que muchas personas perdieron sus cultivos debido a deslizamientos presentados en la zona, y eso causó que desaparecieran totalmente, y como prueba de lo dicho, usted puede ver el siguiente video.

Puede interesarle leer: Tribu tolupán: atrapados entre la pobreza, el abandono y la pandemia

Acceso a la educación

Debido a la pandemia muchos niños y jóvenes lencas ya no pudieron continuar recibiendo sus clases, porque «no hay acceso a internet».

«Muchos de los jóvenes que estaban en los institutos de La Esperanza dejaron de estudiar, se desanimaron», expresó la fuente.

No obstante, compartió que los maestros que daban clases a los niños «estuvieron sacando copias y las entregaban».

Los lencas

Según un estudio, los orígenes del pueblo lenca son todavía muy poco conocidos y estudiados. Incluso, el propio término lenca es una generalización realizada por el viajero E.G. Squier que en 1853 escuchó que los habitantes de Guajiquiro, en el departamento hondureño de La Paz, denominaban a su lengua lenca, usándola para todos aquellos pueblos que consideró que utilizaban lenguas similares.

Las lenguas lencas, ya desaparecidas en la región hondureña, siguen sin clasificarse de forma clara.

La investigación de Geólogos del Mundo sostiene que «tanto para los hondureños como para el resto de la humanidad el pueblo lenca es un baluarte del crisol cultural humano».

Este estudio sostiene que la vestimenta original de los lencas era de tela de manta, fue después que adoptaron su forma tradicional de vestir. Ahora suelen utilizar en su vestimenta colores vibrantes y energéticos.

Asimismo, sus verdes paisajes son el escenario en que esta etnia se desenvuelve en su diario vivir.

La persona entrevistada comentó que si usted desea apoyar a los lencas de estas zonas, puede contactarse a sitios oficiales de Diario Tiempo Digital, para que se organice con él.

El pueblo lenca forma parte de la riqueza cultural de Honduras, y su preservación debe ser un compromiso de todos los hondureños, y por eso, sus comunidades no deberían encontrarse abandonadas en extremas carencias, consideran expertos.