Cómo oler bien, de pies a cabeza

1393

La mayoría de las veces somos las últimas en enterarnos.

Descubre cómo evitar y atacar los olores desagradables del cuerpo. 

La ducha no es suficiente

El principal motivo por el que comienzan a producirse olores desagradables en determinadas áreas del cuerpo es por la falta de higiene. Bañarse a diario, utilizar un jabón antibacterial y secarse muy bien el cuerpo son las tres claves básicas para luchar contra estos males que afectan el olfato. Pero esto no es suficiente, lavar la ropa es fundamental y va de la mano con el aseo del cuerpo. Por ello, evita utilizar la misma prenda de vestir varias veces y más aún cuando se haya transpirado.

¿La alimentación influye?

Ciertamente, el consumo de ciertos alimentos influye en el olor que se expide por los poros del cuerpo. Esta es la razón por la que debes ser comedida al ingerir condimentos como el ajo, el comino y el curry. Asimismo, la deficiencia de zinc también tiene influencia ya que éste es el responsable de regular la desintoxicación del organismo. También, los problemas con el azúcar y el consumo en exceso de cafeína pueden alterar la cantidad y el tipo de transpiración.

Tipos de transpiración

Ecrina. Responsable de bajar la temperatura corporal en situaciones como cuando se hace ejercicio o la temperatura ambiental es muy alta. Este tipo de sudor no tiene olor y se genera en todo el cuerpo de forma uniforme.

Apocrino. Se produce en las axilas, ingles, manos y pies. Así como el ecrino, no tiene mal olor, pero cuando existe la presencia de una bacteria el olor aparece.

Desodorantes y antitranspirantes

Es fácil confundirlos, pero son diferentes. Ana María Sáenz, dermatóloga, explica que el desodorante tiene la función de eliminar el mal olor. Algunos contienen formulaciones antisépticas a base de aluminio o zinc, que disminuyen la presencia de bacterias. El antitranspirante, por el otro lado, tiene la función de disminuir la secreción.

Soluciones naturales

* En un par de litros de agua tibia disuelve medio litro de jugo de tomate. Sumerge los pies dentro de esta mezcla durante 20 minutos.

* Mezcla en partes iguales bicarbonato de sodio y talco. Después de que te des un baño, aplícatelo en las axilas y sécate bien.

* Durante la noche, coloca una capa de avena dentro del calzado, de esa forma absorberá el mal olor y cuidarás tus pies.

[ot-caption title=»» url=»http://www.tiempo.hn/wp-content/uploads/2016/02/Oler-bien.jpg»]