¿Cómo la guerra comercial entre EEUU y China afecta a América Latina?

304
guerra comercial entre EEUU y China
El Fondo Monetario Internacional advirtió que el pulso entre ambos países puede “poner en peligro la recuperación” del crecimiento económico global para este año.

REDACCIÓN. América Latina se convirtió en un espectador ansioso de la guerra comercial entre Estados Unidos y China, que impacta de forma despareja en la región, muchos ya la sufren, algunos la aprovechan.

Las señales de que la escalada arancelaria entre los dos gigantes de la economía mundial se extenderá en el tiempo son cada vez más claras.

El gobierno de Donald Trump anunció el jueves que dará $16,000 millones de dólares en ayudas a agricultores afectados por la disputa. Un día después que el secretario del Tesoro dijera que no hay nuevas negociaciones con China previstas en la agenda.

El presidente chino, Xi Jinping, llamó a su país a prepararse para “una serie de situaciones difíciles” ante el contexto internacional cada vez más complejo.

El fenómeno parece mucho más amplio que problemas puntuales. Como las restricciones impuestas por EE.UU. al gigante tecnológico chino Huawei.

De hecho, el Fondo Monetario Internacional (FMI) advirtió el jueves que el pulso entre ambos países puede “poner en peligro la recuperación” del crecimiento económico global para este año.

Entonces, ¿cómo afecta todo esto a América Latina?

Mayor riesgo, dólar más caro

Cuando la guerra comercial entre ambos países asomaba unos meses atrás, la expectativa de muchos latinoamericanos era que la región se beneficiara vendiéndole a los dos gigantes lo que ellos dejaran de comprarse entre sí.

Pero la perspectiva de una pugna comercial prolongada que disminuya el crecimiento mundial ha traído otras consecuencias menos auspiciosas para América Latina.

“La guerra (comercial) como factor generador de incertidumbre para la economía global acaba salpicando muy fuertemente a la región. En particular a los países más vulnerables”, expresó Monica de Bolle, investigadora principal del Instituto Peterson para la Economía Internacional y directora de estudios latinoamericanos en la Universidad Johns Hopkins.

Esto se tradujo por ejemplo en la caída de varias bolsas de la región. Asimismo, en un debilitamiento de monedas latinoamericanas frente al dólar.

“Los inversores en general están más cautelosos”, explicó de Bolle a BBC Mundo. “La tentación de sacar dinero de esos países termina siendo mayor. Cambiar la moneda local en que esos recursos están invertidos… y comprar dólares”.

Caen precios de materias primas

Latinoamérica se benefició en años recientes del boom económico de China. Vendiendo a buenos precios materias primas que el gigante asiático devoraba de forma insaciable.

Pero la perspectiva de un enfriamiento de la economía china ya provoca un efecto inverso.

Los precios de productos como la soja argentina, el cobre chileno o los minerales peruanos se desplomaron en los últimos días o semanas. Lo que reduce las ganancias exportadoras y la recaudación de los gobiernos.

“Por causa de la guerra comercial no hubo grandes ganancias exportando hacia China o a EE.UU.“, dice Welber Barral, exsecretario brasileño de Comercio Exterior, a BBC Mundo.

“La mayoría de los países de América Latina reflejan lo mismo, no hubo gran desvío de comercio a favor de exportaciones latinoamericanas”, agregó.

México más presente en EE.UU.

Aunque no escape a las amenazas del nuevo escenario internacional, México parece tener algunos beneficios al mismo tiempo.

La presencia relativa del país latinoamericano en la canasta de importaciones de EE.UU. ha crecido, mientras cae la china.

En el primer trimestre de 2019, la participación de China en el mercado importador estadounidense se redujo a 17,7% contra 21% del año pasado. Mientras México la aumentó a 14,5% desde 13,5% en el mismo período, señaló Luis de la Calle, exsubsecretario mexicano de negociaciones comerciales internacionales.

“Un punto en el mercado de EE.UU. es enorme. Entonces México ha ganado participación en promedio y hemos desplazado a China en ciertos productos. Algunos que están en las listas de aranceles y represalias entre EE.UU. y China”, dijo De la Calle a BBC Mundo.

La clave aquí es el tratado de libre comercio que México tiene con Estados Unidos y Canadá.

Esto podría acentuarse después que Trump eliminara la semana pasada aranceles que había puesto a las importaciones de acero y aluminio de México y Canadá. Asimismo, se comprometieron a retirar gravámenes sobre productos agrícolas de EE.UU.

De este modo, en medio de su disputa con China, Trump buscó apagar un diferendo que mantenía con sus dos vecinos tras negociar con ellos un nuevo acuerdo comercial que aguarda ratificación.

Mudanza de fábricas a México

Otro efecto sorpresivo es la llegada a México de compañías multinacionales para evitar quedar atrapadas en la creciente red arancelaria.