SALUD | Con un hueso dislocado, ¿cómo debo actuar y qué debo evitar?

227
Cómo actuar hueso dislocado
Hay errores comunes que cometen las personas que sufren de dislocaciones.

Las personas que han experimentado tener un hueso dislocado seguramente no la han pasado nada bien por la magnitud del dolor que sienten, pero también es un reto para quienes están alrededor y no saben cómo responder.

Un hueso dislocado o luxación se define como una distensión de los ligamentos y cápsula articular (uno de los extremos del hueso), que provoca la salida del hueso o articulación de su lugar original.

Lea también: ¿Sufre fatiga muscular? Dígale adiós con estos diez alimentos saludables

El saber cómo actuar o cómo intervenir correctamente en este tipo de situaciones es esencial. Por ello, le enumeraremos cosas que usted puede hacer y otras que debe evitar a toda costa si quiere apoyar a alguien con luxación.

El sufrir luxaciones en ciertas articulaciones depende en gran medida de varios factores, como la condición física, la estabilidad, la elasticidad y la fuerza de los músculos y tendones que se encargan de su movimiento.

Por lo general, las dislocaciones se producen por golpes directos, caídas, giros de articulación en sentido equivocado (como retorcerse el tobillo, por ejemplo).

¿Qué hacer ante un hueso dislocado?

Los huesos pueden volver a su posición anterior de manera espontánea, pero no siempre es frecuente. Para que vuelva a su espacio inicial, se debe conocer a la perfección la técnica de recolocación.

De esta manera, será necesario visitar lo antes posible un servicio de urgencias para que se encarguen de ello los profesionales sanitarios.

 ¿Qué hago hasta que lleguen los médicos?
  • Inmovilizar la articulación:

Hasta recibir asistencia, se debe fijar la articulación afectada y no tratar de moverla, ni de volver a colocarla en su lugar a la fuerza. Estos movimientos podrían dañarla y las estructuras que la rodean. Use venda o cabestrillo, si hay posibilidad de conseguir uno.

  • Colocar hielo, no de manera directa: 

Esto puede ayudar a bajar la hinchazón, reducir el dolor, disminuir el hematoma y la acumulación de líquido en la articulación lesionada.

  • Prevenir shock:

Colocarse en posición horizontal, levantando los pies unos 30 centímetros aproximadamente.

Lo que no debes hacer:

También es necesario conocer las contraindicaciones, previa a la asistencia médica:

  • No moverse hasta que esté completamente inmovilizada la lesión.
  • Si la lesión es de cadera, no movilizarse (ni siquiera intentar levantarse).
  • Nunca intentar enderezar un hueso, ni una articulación a la fuerza.
  • No comprobar si ha perdido funciones la articulación, esperar a asistencia médica.
  • No tomar nada de medicación.

Información verificada en «Mejor con Salud» por la enfermera María Marín García.


🔹 Suscríbete gratis a más información en nuestro WhatsApp haciendo clic en el enlace: https://bit.ly/tiempodigitalhn