SPS: Comienzan a pavimentar la 27 calle de La Pradera; beneficiará a 500 familias

978
27 calle de La Pradera
Esta vía es de suma importancia ya que en esa área se ubican, además de la UMEP, la escuela Luis García Bustamante, el jardín de niños Felices y el parque de la comunidad.

SAN PEDRO SULA, CORTÉS. Inició el proyecto de pavimentación de calles entre la Unidad Metropolitana de Prevención e Intervención (UMEP) No. 7 y la 27 calle de la colonia La Pradera, San Pedro Sula.

Esta vía es de suma importancia ya que en esa área se ubican, además de la UMEP, la escuela Luis García Bustamante, el jardín de niños Felices y el parque de la comunidad.

Equipos de ingenieros de la municipalidad comenzaron con trabajos de topografía, terracería, excavación y relleno, que servirá de soporte y brindará firmeza al terreno.

Además, la obra consta de 350 metros lineales de losas de concreto hidráulico de 15 centímetros de espesor, más los bordillos y aceras.

De acuerdo con el jefe del Departamento de Mantenimiento de Vías y Sistemas de la Gerencia Municipal, Marlon Díaz, el objetivo es mejorar la calidad de vida de aproximadamente 500 familias que residen en la zona, porque esas calles sirven de acceso a otras vías secundarias que son utilizadas a diario por los vecinos.

El área a pavimentar consta de 350 metros lineales.

Reacción de los pobladores

Para el sampedrano Otoniel Fernández las temporadas de lluvias significan el mismo problema todos los años. Explicó que la carretera enfrente a su casa se transforma en un río de aguas pluviales y su vivienda termina inundada.

«Es terrible. Tenemos que estar levantando todo el menaje del suelo porque si no se moja y daña. La  pavimentación de la calle es un sueño grande para nosotros. Y ahora gracias a la Municipalidad de San Pedro Sula, al alcalde Armando Calidonio, lo estamos viendo materializado», expresó Fernández.

Del otro lado, su vecina, Idalia Castillo, también expresó estar agradecida porque según explicó, después de las lluvias se forman enormes pozas de agua y el lodo les afecta seriamente la vialidad.

«En el verano el polvo nos enferma, y con las lluvias el lodo vuelve intransitable la calle. Ahora estamos felices, contentos y satisfechos porque el proyecto, después de décadas de espera, se está volviendo una realidad», afirmó Castillo.