Colegio de Microbiólogos exige a ARSA que regule venta de pruebas rápidas

207
pruebas rápidas
ARSA es la encargada de regular dónde y quiénes aplican las pruebas rápidas, según el presidente de los microbiólogos.

TEGUCIGALPA, HONDURAS. El presidente del Colegio de Microbiólogos de Honduras, Marco Moncada, pidió este día que se regule la venta de pruebas rápidas para detectar COVID-19, debido a que actualmente cualquier persona las comercializa y aplica.

Como se recordará, días atrás, Moncada denunció que ese insumo médico actualmente se vende a través de redes sociales; han visto hasta en pulperías y carnicerías de la ciudad capital y otras zonas del territorio hondureño.

A efecto de eso, solicitó a las autoridades gubernamentales que paren con las ventas pues se está manejando de forma irresponsable.

Consultado por Diario TIEMPO Digital sobre su petición, el profesional de la salud, dijo que la Agencia de Regulación Sanitaria (ARSA) es quien tiene que hacer la regulación para las pruebas rápidas.

Asimismo, indicó que los laboratorios deben ser los únicos habilitados para realizar esas pruebas en Honduras. Aunque señaló que deben contar con la licencia sanitaria correspondiente que les dé la autorización para hacer el procedimiento.

«No debe ser cualquier persona. La venta tiene que ser regulada por ARSA y ella es la que debe dar la licencia sanitaria a las empresas. Si usted se va a Facebook solo escribe pruebas para COVID y allí le venden hasta en el mercado. Ese es uno de los problemas», explicó el titular del Colegio de Microbiólogos.

Indicó que el segundo problema es que no conocen los fundamentos de esa prueba para que cualquier persona la haga; hay falso negativo, falso positivo y la sensibilidad son aspectos esenciales.

Lea también – Microbiólogos denuncian: «Hasta en carnicerías venden pruebas rápidas»

Presidente del Colegio de Microbiólogos: “Todo está desbordado”

Interrogado sobre los peligros que se corren por no estar regulada la venta de esas pruebas de COVID-19, Moncada expresó que «todo está desbordado y todo mundo anda vendiendo esas pruebas».

«Las personas que no trabajan en un laboratorio o que no realizan en dichos establecimientos las pruebas, no se garantiza la calidad de lo que están comprando», aseguró.

«Los laboratorios públicos no hay problema porque allí siempre hay microbiólogos. Ahora en los laboratorios privados también hay microbiólogos pero el problema es que las hace cualquier persona. Usted va a la farmacia y le dicen le hacemos la prueba sin tener medidas de bioseguridad y sin saber cómo hacer el desecho de esa prueba», puntualizó.

Cabe recordar que en junio, ARSA anunció la autorización del ingreso a Honduras de 34 tipos de pruebas rápidas, de diferentes fabricantes, para detectar COVID-19.


Nota para nuestros lectores:

Suscríbete gratis a más información sobre el #COVID-19 en nuestro WhatsApp haciendo clic en el enlace: bit.ly/whatsapptiempo.