CNA: Malas prácticas, compras sin sustento e incongruencias en «Honduras Solidaria»

278
compras de honduras solidaria
El ente señala que las bolsas solidarias no incluyen los productos enlistados en el Decreto Ejecutivo PCM 025-2020.

TEGUCIGALPA, HONDURAS. En horas de la mañana, el Consejo Nacional Anticorrupción (CNA) presentó un nuevo informe donde señalan irregularidades en la ejecución de fondos y rendición de cuentas en el programa «Honduras Solidaria«.

El informe se titula «Prácticas erróneas en la Administración Pública», donde aseguran hicieron veeduría social a municipalidades e instituciones del Estado.

Lea también – CNA responde a INVEST-H: Informes cuentan con respaldos probatorios

CNA dice que hay poca transparencia 

Uno de los primeros hallazgos del CNA es la falta de cumplimiento en tiempo de la carga de los documentos al portal COVID-19 del Instituto de Acceso a la Información Pública (IAIP). Apuntan una deficiencia, pues no se permite saber si la información se subió dentro del plazo estipulado, muestra mes, no día.

Cabe recordar que las instituciones tienen que publicar la información dentro de los cinco días siguientes a la fecha en que se ejecutaron los fondos.

Otro punto identificado por el CNA es la imprecisión en la fuente de financiamiento de los gastos para hacer frente a la pandemia. Según el informe, se han ejecutado fondos para satisfacer la compra de insumos que componen la «bolsa solidaria».

Sin embargo, los documentos de liquidación revelan que corresponde a la ejecución de otros programas gubernamentales. El CNA explica que eso es una incongruencia significativa, una práctica que debe evitarse con fondos públicos.

Instituciones no publican la información de soporte

Asimismo, en su informe el CNA asegura que no hay documentos que sustenten las entregas de alimentos de «bolsa solidaria«. Varias instituciones públicas no adjuntaron o publicaron en sus portales las actas de entrega o listado de los beneficiados.

El ente considera que existe una falencia «preocupante», sobre el desarrollo de la acción gubernamental. «Todos los ciudadanos esperamos que estas entregas se hayan realizado de la forma más transparente, equitativa, justa y que haya llegado realmente a todos los hogares propuestos», se lee en el informe.

Por lo cual, el CNA explica que la falta de sustento impide concluir sobre la efectividad y transparencia de la labor del programa.

No solo es falta de información, «existe documentación publicada que no coincide con las cantidades de raciones supuestamente entregadas».

Son «incongruencias inquietantes», lo que a criterio del ente anticorrupción «no nos permiten concluir sobre la transparencia en la información cargada a los portales».

La ausencia de material soporte y las incongruencias encontradas «obstruyen y contradicen estándares mínimos de transparencia; y más que generar certeza, producen muchas dudas en la ciudadanía», indican.

Pero esas no son las únicas falencias que encontró el CNA. También indican que detectaron que algunas instituciones realizaron compras de bienes o insumos; sin embargo, no justificaron la utilidad o los beneficiarios finales de las mismas.

De igual interés – «Riesgo biológico»: hospitales móviles tienen equipo poco útil y usado, dice CNA

Cómo fueron elaborados los «sacos solidarios»

Sumado a ello, se desconoce qué contenía cada bolsa o sacos solidarios y «sus posibles variaciones» y cómo fueron elaborados. No existe sustento documental y procedimiento empleado en el proceso.

El CNA encontró un total de nueve prácticas erróneas en cuanto a la contratación pública. La primera, es que algunas instituciones contrataron personal sin informar cuál era la necesidad correspondiente.

«Las contrataciones de personal, al igual que de bienes o servicios, en tiempo de emergencia deben estar encaminadas a satisfacer necesidades urgentes que no puedan realizarse mediante los procesos convencionales de contratación pública». Por lo cual piden que se detalle por qué hicieron contratación de ese personal.

La segunda práctica errónea es la falta de justificación del proveedor. Indica que muchas municipalidades no tenían la documentación para sustentar los criterios con los que se seleccionaron las ofertas más convenientes o «adecuada comparación de precios».

Algunas dependencias estatales tienen la cotización del proveedor del bien adquirido. Sin embargo, no tienen la documentación soporte en la cual se aclaren los aspectos que se evaluaron para seleccionarlos.

Como tercer punto, el ente encontró que algunas instituciones realizaron contrataciones directas. Pero estaban vinculadas con la emergencia sanitaria. «No hay certeza en cuanto a que se haya seleccionado debidamente el procedimiento de contratación adecuado», dijo.

Le puede interesar – CNA: COPECO e INVEST-H sobrevaloraron compra de fármacos de tratamiento MAIZ

Bolsas solidarias sin los productos enlistados

La cuarta práctica detectada por el ente se refiere a que algunas municipalidades realizaron compras de productos, sin embargo, no están enlistados en el decreto ejecutivo PCM 025-2020.