Congreso Nacional juramenta al reelecto Fiscal General y nuevo Fiscal Adjunto

21
reelecto fiscal general
Chinchilla Banegas y Sibrián Bueso estarán al frente del Ministerio Público por cinco años.

TEGUCIGALPA, HONDURAS. El presidente del Congreso Nacional, Mauricio Oliva, juramentó al reelecto Fiscal General de la República, Óscar Chinchilla, y al nuevo Fiscal Adjunto, Daniel Sibrián.

Chinchilla Banegas y Sibrián Bueso realizaron su juramentación en una breve ceremonia en el Salón de los Retratos del Congreso Nacional. El evento contó con la presencia de la junta directiva del CN y los jefes de bancada de cada partido político.

Chinchilla seguirá al frente del Ministerio Público, hasta que sea elegido su sucesor dentro de cinco años.

Mediante decreto legislativo 69-2018, publicado en el diario oficial La Gaceta con fecha 23 de agosto de este año, se promulgó la elección de ambos abogados para los próximos cinco años. Chinchilla asumirá su segundo mandato al frente del organismo acusador.

Lea también: CIDH critica proceso de elección del fiscal general Óscar Chinchilla

Trabajo de Chinchilla

La labor de Chinchilla contra la corrupción fue tomada en cuenta por los diputados del Congreso Nacional. Lo que bastó para otorgarle un voto de confianza y reelegirlo en el cargo el pasado 29 de junio.

Sólo se necesitaban 86 votos, que equivalen a una mayoría calificada en el Congreso Nacional; Chinchilla los reunió para ser ratificado como Fiscal General.

Desde su llegada, el MP comenzó a reformar su estructura de investigación y en pocos meses la institución pasó de tener 500 agentes de tribunales a 940. Bajo su mando se creó el Reglamento de Dirección de Fiscalías.

Además, se fortalecieron los brazos técnicos de investigación de la fiscalía: la Dirección Nacional de Lucha contra el Narcotráfico (DLCN). De igual forma, las acciones de la Agencia Técnica de Investigación Criminal (ATIC) se apoyaron desde el Ministerio Público.

En los últimos cuatro años, la DLCN pasó de tener 56 detectives a 243. Mientras que la ATIC comenzó a operar con 98 agentes y actualmente cuenta con 338 a nivel nacional.

En el caso de la DLCN se abrieron oficinas regionales en San Pedro Sula, Tegucigalpa y Santa Rosa de Copán. Chinchilla gestionó muchas de las acusaciones que se emitieron contra de funcionarios y ex funcionarios públicos vinculados en casos de corrupción.