CLIMA POR LA TARDE: continúan las lluvias en el territorio nacional

97
lluvias
Este fenómeno climático dejara también bastante actividad eléctrica

TEGUCIGALPA, HONDURAS. Las lluvias continuarán en el territorio nacional, informó el Centro de Estudios Atmosféricos, Oceanográficos y Sísmicos (CENAOS).

El pronosticador de CENAOS reveló que hay un ingreso de vientos húmedos del pacífico, provocando en el territorio nacional bastante lluvia y chubascos. Este fenómeno climático dejará también considerable actividad eléctrica y un mar de fondo que provocará un oleaje alto.

Oleaje

En el Golfo de Fonseca el oleaje será de seis a ocho pies y en la costa norte será de cuatro pies, lo que tendrá en sus casas a los pescadores artesanales. Las temperaturas serán cálidas con una máximas de 31 °C en la zona insular del país, como Islas de la Bahía, Roatán, según CENAOS. En la zona norte, las temperaturas tendrán una máxima de 34 °C y en el oriente de 32 °C en los departamentos El Paraíso y Olancho. Mientras que en el occidente del país, las máximas alcanzaran los 31 °C en la Esperanza y Santa Barbara.

Temperaturas en varias ciudades

-Roatán 31 °C

-La Ceiba 31 °C

-Tela 34 °C

-Trujillo 32 °C

-San Pedro Sula 35 °C

-Puerto Lempira 31 °C

-Juticalpa 32 °C

-Comayagua 30 °C

-Yoro 32 °C

-Choluteca 35 °C

-Tegucigalpa  29 °C

Lea también : Se produce un sismo de magnitud  5.34 en la zona central

Para que se entere: ¿Qué es mar de fondo y chubascos?

El pronosticador de turno de CENAOS , Wil Ochoa, explicó que «mar de fondo» es un oleaje continuo, generado por tormentas en el mar, acompañadas de fuertes vientos que se propaga a grandes distancias, se detiene al llegar a las costas.

El Chubascos: El chubasco podría ser descrito como una lluvia, pero no una lluvia cualquiera. Chubasco es similar a un chaparrón, es decir, una precipitación intensa que por lo general muestra una corta duración y que puede tener que ver con cuestiones como la humedad y la presión alta en el ambiente.

El chubasco aparece de manera inesperada la mayoría de las veces y termina en unos pocos minutos, lo cual hace que sea difícil su detección en los radares. Este tipo de precipitaciones suelen ser muy agresivas, ya que implican una gran cantidad de agua en forma líquida que puede rápidamente inundar las calles o la superficie y generar complicaciones para el ser humano.