Centroamérica
Centroamérica

TEGUCIGALPA.-Un estudio divulgado en Guatemala y realizado por Cid Gallup revela que el contrabando de cigarrillos en Centroamérica amenaza a la industria del tabaco y pone en riesgo a miles de empleos del sector.

El estudio fue dado a conocer este día en el vecino país, sobre el tema y añade que el crecimiento alarmante del  contrabando en los últimos años “amenaza a las economías, la institucionalidad y la seguridad de los países centroamericanos”.

La investigación agrega que se trata de un problema complejo que demanda “aunar esfuerzos para detener su rápida expansión”.

En el estudio se detalló que en los últimos años, el comercio ilícito de productos de tabaco ha crecido aceleradamente en el mundo “hasta convertirse en una actividad de interés para el crimen organizado internacional y el terrorismo”.

En Centroamérica, la investigación indicó que es una “grave amenaza a la seguridad” y “se suma a otros efectos dañinos para la institucionalidad democrática, jurídica y económica de los países”.

“Las grandes sumas que los Estados dejan de percibir en razón de impuestos alcanza cifras multimillonarias, que engrosan las arcas de los criminales, mientras favorecen la corrupción en diversos niveles y escalas, y amenaza seriamente la salud pública”, afirmó.

En Honduras el contrabando provoca grandes perdidas

En Honduras de acuerdo con un informe preparado por la industria nacional del tabaco, se comercializan 34 marcas de cigarrillos, de las que apenas 10 son autorizadas por el Instituto Hondureño para la Prevención del Alcoholismo, Drogadicción y Farmacodependencia (Ihadfa.

Las restantes 24 ingresan al país de contrabando, principalmente por la zona occidental y sur.

Se conoce que los esfuerzos gubernamentales por combatir el comercio ilegal de cigarros son pocos y con escasos resultados.

La Policía Nacional de Honduras intenta frenar el ingreso fraudulento de 30,000 cajas anuales de ese producto.

Cada caja contiene 50 cajetillas de 20 unidades, o sea que los hondureños fuman unos 300 millones de cigarrillos ilegales por año.

No obstante, se ha indicado a la población que las marcas ilegales de cigarros son fáciles de detectar porque estos productos no cuentan con los dos pictogramas exigidos por el Ihadfa.

Estos ya son conocidos porque  son la figura de don Andrés y la fotografía del cáncer de boca que aparecerán impresas en el anverso y en el reverso de la cajetilla.

Las marcas del contrabando

De igual forma la industria nacional destaca que las marcas que ingresan al mercado hondureño de contrabando son: Marshall, Miles, Modern, More, Open, Royale.

Y  Sheriff, Win, Bill, Brass, Brigth, Silver Elephant, Bronco, Dart, Deal, Denim, Fartstar, D&Y, Golden Deer, Hills, Hobby y LG Premium y Royal, las que fueron verificadas en los registros que maneja la DEI.

También se ha detallado que las marcas ilegales de mayor consumo en Honduras son Modern, Hobby y Open.

La última en ser introducida de manera fraudulenta es Royal y ha tenido buena aceptación en aquellos consumidores ávidos por encontrar productos más accesibles.

Retornando al informe especifico que se presentó en Guatemala, este también indicó que a nivel regional se estableció que “el comercio ilícito de cigarrillos tiene su centro nodal en Panamá.

Panamá es donde nace el contrabando de cigarrillos en Centroamérica

Es en ese país  donde se recibe la materia prima de países como India y China, para ser etiquetada y luego reexportada al resto” de Centroamérica.

De acuerdo con el informe, “pese a los importantes esfuerzos de los gobiernos y autoridades centroamericanas para combatir esta actividad ilegal, no ha sido suficiente para contener este creciente ilícito”.

Luego de este informa la firma Cid Gallup abogó por abordar el problema “de manera holística, integral, en la que participen las distintas fuerzas de la ley, las instituciones de Seguridad, Salud, Aduanas, Hacienda, así como el sector privado afectado por este tipo de comercio” ilícito.