Cifras del coronavirus| Los 11 países que mejor responden a la pandemia

547
Cifras actualizadas por la Universidad Jonhs Hopkins.
Cifras actualizadas por la Universidad Jonhs Hopkins.

Nueva Zelanda

Bajo el liderazgo firme y cálido al mismo tiempo de la primera ministra Jacinda Ardern, consiguió esta semana que no quedaran casos activos de COVID-19 en todo su territorio. Terminó así esta etapa de la pandemia con 1.504 personas infectadas y 22 muertes.

«Cuando se trata de una pandemia global, ayuda el hecho de ser una nación insular escondida en un rincón lejano del planeta. Pero el ascenso de Nueva Zelanda en la clasificación es mucho más que buena suerte geográfica», expone Times.

El primer caso de Nueva Zelanda fue detectado el 28 de febrero, y en relación con otros gobiernos, se movió rápidamente para cerrar el país, menos de tres semanas después.

Una semana más tarde no solo había cerrado los negocios no esenciales, sino que fue aún más lejos, instituyendo un «cierre de nivel 4», que significaba que las personas solo podían interactuar con otros dentro de su casa.

«En un intento de ‘eliminar’ el virus en su totalidad (acompañado de mensajes de texto de emergencia que explicaban claramente lo que se esperaba de los individuos). Hay que estar en una posición afortunada para poder intentarlo, pero la forma ordenada en que Nueva Zelanda lo hizo fue admirable, acompañada de videos en vivo en Facebook por la primera ministra Jacinda Adern. Ahora el país está libre de COVID-19», explica Times.

Australia

Con una población de 25 millones de habitantes, cinco veces más que Nueva Zelanda, acumula 7.276 infectados y 102 muertos.

«Scott Morrison, su primer ministro, ha sido uno de los líderes mundiales más amigables con Trump hasta ahora, pero la respuesta entre los dos líderes no podría ser más diferente. La respuesta coordinada de los funcionarios del gobierno australiano en todo el espectro político, y sobre todo su deferencia a los científicos, ha dado como resultado algunas de las mejores cifras del mundo. El estímulo económico de más del 10 % del PIB, destinado a subsidios salariales, la duplicación de las prestaciones de desempleo y el cuidado gratuito de los niños para todos, también ha contribuido de forma espectacular», indica el estudio.

Pese a las altas temperaturas que atravesó Australia en pandemia, instó a sus ciudadanos a permanecer en casa. Y, en caso de querer ir a la playa para refrescarse, no hacerlo masivamente.
Pese a las altas temperaturas que atravesó Australia en pandemia, instó a sus ciudadanos a permanecer en casa. Y, en caso de querer ir a la playa para refrescarse, no hacerlo masivamente.

Canadá

A diferencia de todos los demás, tuvo altas tasas de contagio y de mortalidad: registraba 98.645 casos positivos y 8.035 muertes para una población de 37 millones. Pero la publicación estadounidense destaca especialmente el alcance de su sistema de salud universal; en contraposición con el de su vecino del sur.

«Incluso en cosas que son potencialmente comparables entre los Estados Unidos y el Canadá, digamos, la coordinación de los mensajes públicos en torno al virus entre los organismos de salud y los gobiernos nacionales y locales, o el apoyo monetario a los esfuerzos internacionales para cooperar en las respuestas a la pandemia, a Canadá le va mucho mejor. Y un componente crítico de esto tiene que ver con no dejar que la respuesta a la pandemia sea aprovechada por la política partidista, confiando en la ciencia para guiar las respuestas de la atención médica (queda por ver si lo mismo se aplica a las medidas de estímulo económico subsiguientes)», según la revista.

Islandia

Es un país modelo en el mundo por sus elevados estándares de vida y sus altos niveles de igualdad social. Acumulaba 1.807 personas infectadas, de las cuales murieron diez, y el brote estaba contenido desde mayo.

Cuando la gente habla de la importancia crítica de los testeos, Islandia es el ejemplo más claro. Tras los primeros casos detectados a principios de marzo, Islandia instituyó rápidamente un amplio (y gratuito) régimen de pruebas y localización de contactos para identificar y aislar a los pacientes con COVID-19.

Ayudó ser un país de sólo 364.000 habitantes, pero Islandia superó su propio peso, con la tasa de testeos per cápita más alta del mundo.

La estrategia de Islandia fue única en el mundo. A diferencia de muchos países, ellos sí aplicaron el testeo masivo desde el inicio.
La estrategia de Islandia fue única en el mundo. A diferencia de muchos países, ellos sí aplicaron el testeo masivo desde el inicio.

Emiratos Árabes Unidos

A pesar de que la crisis sanitaria se combinó con los dramáticos efectos de la guerra por el precio del petróleo protagonizada por Arabia Saudita y Rusia, los Emiratos Árabes tuvieron bastante éxito para contener el brote, con un total de 40.507 casos y 284 muertes.

Adoptaron estrictas medidas de distanciamiento social cierres y toques de queda, incluso prohibiendo las oraciones y celebraciones públicas de Eid al-Fitr; así como agresivas campañas de limpieza y desinfección, ayudando a limitar las muertes en 300.

«Es útil que todos los costos del COVID sean cubiertos por el gobierno, independientemente de la situación del seguro (médico); más cuestionable es su decisión de imponer multas de 5.500 dólares a cualquiera que comparta cualquier información médica en redes sociales que no se adhiera a la narrativa del gobierno, una herramienta útil para limitar tanto las teorías conspirativas», estableció el artículo de Times.