Científicos hallan el «talón de Aquiles» de los tumores cancerosos

182
tumores cancerosos
Los resultados de este estudio los publicaron en la revista Nature Cell Biology el primero de julio.

REDACCIÓN. Científicos estadounidenses y alemanes han identificado lo que consideran el «talón de Aquiles» de los tumores cancerosos: el bloqueo de un compuesto químico, llamado ATF4, que controla la alimentación y los lleva a sobrecargarse y autodestruirse.

Ese mecanismo se ha manifestado en una variedad de formas de cáncer humano. De igual manera en ratones con cáncer intestinal y sanguíneo.

Los resultados de este estudio los publicaron en la revista Nature Cell Biology el primero de julio. Uno de los autores de la investigación es el profesor Constantinos Koumenis, de la Universidad de Pennsylvania (EE.UU.). Él explicó cómo junto con sus colegas descubrieron que el ATF4 controla una ruta química que funciona en conjunto con un gen llamado Myc; clave en el desarrollo de la mayoría de los tumores.

El bloqueo de las rutas del ATF4 hace que las células cancerosas produzcan un exceso de proteínas específicas, llamadas 4E-BP, y mueran por estrés, señalaron los investigadores. Esto detuvo, en pruebas de laboraorio, linfomas y tumores intestinales que crecían tanto en ratones como en humanos.

Lea también: Remedios caseros para aliviar el dolor abdominal de la manera más sencilla

Esperanzas

Simultáneamente, los ya existentes inhibidores de la producción de ATF4 han sido relacionados con una serie de enfermedades como el Parkinson y el Alzheimer. Esto trae esperanzas para un rápido avance en el tratamiento revolucionario de una forma de tumor maligno. De acuerdo a estadísticas, cobra la vida de unos 10 millones de personas anualmente.

Por el momento, el equipo de investigadores está estudiando los impactos potenciales del mecanismo de bloqueo del ATF4. «Estamos trabajando para confirmar que este enfoque no causará efectos graves fuera del objetivo», precisó la doctora Feven Tameire, también de la Universidad de Pennsylvania. Asimismo, añadió que los resultados obtenidos indican que el nuevo enfoque será exitoso en humanos.