virus

Un grupo de investigadores ha encontrado en aguas residuales de una planta de depuración en Austria un nuevo grupo de virus gigantes.

Cuya longitud de ADN creció en proporciones fantásticas debido a su capacidad de ‘prestar’ grandes segmentos de código genético de organismos infectados. Lo anterior, de acuerdo con un artículo publicado en la revista ‘Science’.

Virus gigantes

Los virus descubiertos ―cuatro ejemplares de un grupo llamado Klosneuviruses― pertenecen a los virus Mimivirus.

De los cuales se tuvo conocimiento por primera vez en 2003. Estos virus gigantes pueden alcanzar tamaños de hasta 500 nanómetros de diámetro. Esto, cuando los virus típicos cuentan apenas con decenas de nanómetros.

Los virus gigantes probablemente evolucionaron a partir de un virus más pequeño. Que tomó fragmentos del genoma de sus huéspedes. Y lo incorporó en su propio código genético, explica el portal LiveScience.

Los enormes genomas de los nuevos virus permitieron a los investigadores compararlos con otros virus gigantes y con los linajes del grupo Mimivirus. El análisis demostró que los Klosneuviruses son un mosaico de información genética. Gran parte de ella recogida de células huésped durante largos períodos de tiempo.

Este enfoque fragmentario para construir un virus gigante implica que estos virus surgieron a partir de otros más pequeños. No de la desintegración de células antiguas, como se creía hasta entonces.

«El descubrimiento nos presenta la evolución de los virus de nuevas maneras, ampliando considerablemente nuestra comprensión sobre cuántos virus provenientes del huésped se pueden captar durante su evolución», indicó en un comunicado el coautor del estudio, Eugene Koonin, un biólogo computacional del Centro Nacional para la Información Biotecnológica en EE.UU.

Más acerca del virus

En biología, un virus es un agente infeccioso microscópico acelular que solo puede multiplicarse dentro de las células de otros organismos.

Los virus infectan todos los tipos de organismos, desde animales y plantas, hasta bacterias y arqueas. También infectan a otros virus; en ese caso reciben el nombre de virófagos. Los virus son demasiado pequeños para poder ser observados con la ayuda de un microscopio óptico. Por lo que se dice que son submicroscópicos; aunque existen excepciones entre los Virus nucleocitoplasmáticos de ADN de gran tamaño o girus, tales como el Megavirus chilensis, el cual se logra ver a través de microscopía óptica1